Tarek William Saab tendrá que convertir al Ministerio Público en un ministerio de macro investigación, tales son los compromisos adquiridos con el país de profundizar en importantes averiguaciones cuyos resultados, necesariamente, nos permitirán conocer la verdad sobre la responsabilidad o complicidad de altos exfuncionarios en muchos de esos hechos. Por ejemplo, en el caso de los 25 mil millones de dólares entregados a empresas de maletín, solo para citar un caso que la Fiscalía reconstruye, seguramente de los más difíciles y complejos, “lo que aquí quisieron desaparecer para favorecer las empresas de maletín” (TWS dixit) desde hace años se habla de las tales empresas de maletín y nunca, en tanto tiempo, se logró pillar a una ni a sus propietarios. Se supone que ha llegado la hora. Si queremos uno más reciente está el de las brutales comisiones que habrían recibido altos funcionarios por los contratos suscritos con Odebrecht, que ha estado repartiendo billetes por toda la región, y nadie puede pensar que Venezuela es la excepción.

A medida que avanza la investigación sobre la desaparición del joven Santiago Maldonado en la provincia sureña de Chubut, más se compromete el gobierno del presidente argentino, Mauricio Macri, en contradicciones y una serie de operaciones de encubrimiento que se agravó en las últimas horas con la insólita declaración del juez a cargo de la causa, Guido Otranto, a 46 días de la desaparición forzada, sobre la hipótesis de que la víctima podría haberse “ahogado”.

Con la Asamblea Nacional Constituyente está en debate el modelo de sociedad. Dentro de él, la economía ocupa un lugar medular: el pan de cada día es necesario para lo demás.

La orden ejecutiva del presidente de Estados Unidos para cancelar el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia o DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals) ha generado la repulsa y condena de los más significativos y representativos sectores de la sociedad estadounidense.

Todo indica que comienza a romperse el “pacto de silencio” en Gendarmería. Esa especie de búnker blindado y protegido por el Gobierno, que tan firmemente se mantuvo durante un mes por la desaparición forzada de Santiago Maldonado. Lo que todos sabían en la Casa Rosada y en sus ministerios, y que se transformó en consigna en las marchas y concentraciones, ahora sirve para colocar las últimas piezas de un doloroso rompecabezas. Fue Gendarmería la que secuestró a Maldonado, la que lo golpeó y la que lo hizo desaparecer.

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº38