Era previsible, y es todo un síntoma: la semana pasada las tres multitudinarias marchas fueron pacíficas, pero objeto de provocaciones. Los docentes fueron acusados por los mentimedios poco meno