Sudán del Sur, arden en una guerra civil, tan olvidada como indiferente, para la comunidad internacional desde 2013. El nuevo país, que se convirtió en independiente en 2011, y con ese reconocimiento en la nación más joven del mundo, dando por terminado un largo conflicto que incluyó dos sangrientas guerras civiles que dejaron 2.5 millones de muertos, con las fuerzas centralistas de Jartum, de poco le han servido su nuevo estatus. A mediados de diciembre de 2013, eclosiona un larvado enfrentamiento entre el presidente Salva Kiir y su vice Reik Machar, pertenecientes a dos etnias milenariamente rivales el presidente a la Dinka, mientras Machar es Nuer.

Mientras el presidente de Estados Unidos Donald Trump se dedica a imponer sanciones económicas a gobiernos que no les son afines o hasta aumentar aranceles a sus propios aliados como son la Unión Europea, México y Canadá, inversamente, dos grandes potencias como Rusia y China unen sus esfuerzos para fortalecer sus economías y expandir sus comercios hacia otras regiones.

Tras 17 años de guerra continua, el sábado nueve de junio, el Talibán declaró su primer alto el fuego parcial durante el Eid al-Fitr los festejos por el fin del ayuno tras el Ramadán el mes sagrado del Islam. La dirigencia de la organización fundamentalista emitió un comunicado a sus tropas ordenando: “Todos los muyahidines  tienen instrucciones de detener las operaciones ofensivas contra las fuerzas gubernamentales en todo el país durante el primer, segundo y tercer día del Eid al-Fitr.

En el nivel geopolítico son persistentes las confrontaciones en Oriente Medio, particularmente, muy graves en Irán y Siria. Sobre Yemen se yerguen fuerzas de Arabia Saudita y fuerzas europeas bajo cobertura de Estados Unidos.

El inmoral Trump sigue dándosela de impoluto policía del mundo, pretendiendo dar lecciones a los otros de democracia, libertad, moral y ética, pero no puede ocultar su verdadero metabolismo como representante planetario del capitalismo salvaje. El más inhumano y depredador de toda la historia de la humanidad. En ese proyecto político, los errores y daños colaterales son ocultados bajo la alfombra. Nadie le pone rostro humano ni defiende los derechos de los excluidos. Si osan organizarse y defenderse, garrote con ellos, tal cual hace el Tío Sam con los pueblos que oprimen alrededor del mundo.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar

Correos del Sur Nº68

 

Descargar