Uno de los tópicos más trajinado en este país es, sin dudas, la corrupción. En la política y en la economía, como en la vida cotidiana, el vocablo se ha naturalizado extraordinariamente desde la dictadura hasta hoy. Pero también es la palabra más hipócritamente corrompida.