Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

La OEA se ha presentado desde su constitución como un instrumento para la paz, seguridad, democracia y promoción de los derechos humanos en la región.

La división de Ucrania en dos mitades casi simétricas (quedando el Sur y Este del país (incluida Crimea) bajo la órbita rusa mientras el Centro y Oeste de la actual Ucrania navegarán tras la estela de la UE), significó “de facto” el retorno al endemismo recurrente de la Guerra Fría Rusia-EEUU basado en el principio de “acción-reacción”, produciéndose por parte de EEUU la implementación de la estrategia kentiana en el plano económico. Dicha estrategia bebería de las fuentes de la teoría expuesta por Sherman Kent en su libro “Inteligencia Estratégica para la Política Mundial Norteamericana” y publicado en 1949 donde anticipaba que “la guerra no siempre es convencional: en efecto, una gran parte de la guerra, de las remotas y las más próximas, ha sido siempre realizada con armas no convencionales: [...] armas [...] políticas y económicas”.

Siria, Afganistán y Corea del Norte han sido elegidos por la Administración Trump para mostrar músculos y dientes, y anular el poco cerebro que había exhibido hasta hoy. Esta alta tensión se debió principalmente a varios cambios en el seno del Consejo Nacional de Seguridad de EEUU, marcados por el triunfo de la facción hostil a Rusia e Irán y la derrota de los “anti-chinos”: 1) el cese de Steve Bannon, que en la línea de Trump, consideraba a Beijing el principal enemigo de EEUU y abogaba por una agenda aislacionista. 2) El despido de la Consejera Kathleen McFarland, por ser “pro- rusa”, y 3) El ascenso del intervencionista y estratega militar, el general HR McMaster (ignorado por Obama), que reemplaza al destituido general Michael T. Flynn, acusado de tener contacto con Moscú. Este equipo, al que se integra el jefe del Pentágono, el “Perro Loco” James N. Mattis”, ha tomado la rienda de la política exterior de EEUU.

Desde la llegada de Donald Trump, a la Casa Blanca, la tensión en la Península Coreana ha llegado a sus niveles máximos. Con acciones, declaraciones, movimiento de tropas y unidades navales, instalación de sistemas de misiles, que hacen temer el estallido de un conflicto en una de las zonas calientes del planeta.

Supuestamente el régimen de EEUU está luchando contra los yihadistas. Pero sigue enviando armas a esos terroristas desde la democrática Europa.