Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Plan de la derecha plantea un gobierno de "decisiones duras" contra el pueblo

Violencia y conmoción forman parte del plan sostenido por la derecha para propiciar una intervención militar extranjera y justificar un gobierno de facto, con "decisiones duras" de carácter económico contra el pueblo.

Las grabaciones develadas el pasado 5 de abril, que comprometen a un ex agente de la Disip y un militar retirado, revelaron una estrategia coincidente con las declaraciones hechas en 2016 por parte del diputado adeco Henry Ramos Allup, quien planteó la instauración de un gobierno que aplique medidas duras e impopulares.

Según los planteamientos expuestos en el audio del ex Disip Eduardo Vetancourt, un estado de conmoción aseguraría la intervención de EEUU revestida de "misión humanitaria" como concreción de un plan que, aseguró, fue creado por el jefe del Comando Sur, Jhon Kelly, cuando comenzaron a caer los precios del petróleo en los mercados internacionales.

Dicha intervención sería el preludio de un gobierno de "políticos viejos", de personas que formaron parte de los gobiernos de Acción Democrática y Copei, quienes asumirían la aplicación de medidas impopulares para luego ser sustituidos por un liderazgo más joven, que garantice la continuidad de dichas políticas.

“Una cosa es la gente que va a asumir el gobierno", advierte Vetancourt, "porque tú no vas a tener que quemar a los muchachos con las decisiones que vas a tener que tomar" y agrega que tal cambio de liderazgo ocurriría cuando "ya las decisiones duras se tomaron", en un gobierno que, como afirma, sería de entre 18 y 24 meses. “El engranaje se les va a entregar después de las elecciones", dijo.

El asomo de conformar un gobierno impopular ya lo había hecho Ramos Allup en junio de 2016 durante una charla en la Universidad de Georgetown, en Washington, donde consultado sobre las medidas que se tomarían luego de un eventual cambio de gobierno consideró que sería un "gobierno fusible", en el sentido de que deberá aguantar "las descargas por las medidas impopulares que tiene que tomar".

En las grabaciones presentadas por Cabello en su programa Con El Mazo Dando, Vetancourt y el militar retirado Ricardo Zomacal Longo expusieron a un agente encubierto el plan de escalada violenta, cuyo objetivo eran ataques con armamento de guerra en Fuerte Tiuna y Miraflores, el uso de oficiales de policía como fuerza de choque y la táctica de predisponer a la población a brotes de violencia fratricida, para preparar la intervención extranjera.

“Aquí la peor violencia van a ser los vecinos contra los vecinos, porque Venezuela y el venezolano funciona de esa manera”, afirmó Vetancourt, quien está vinculado al grupo autodenominado Los Próceres, al que pertenecen el presidente de Copei, Roberto Henríquez, el dirigente cuartorrepublicano Oswaldo Álvarez Paz y Julio Borges, de Primero Justicia.

El orden que sería impuesto por la llamada "misión humanitaria", que llegaría desde EEUU por el aeródromo de La Carlota, sería sucedido por un gobierno de transición el cual, signado por "las apetencias políticas de ellos" (los civiles), sería, según Zomacal, una "rebatiña".

“Habrá que negociar porque nosotros no vamos a estar en todos los ministerios”, señaló en el audio y sostuvo la propuesta de que las caras visibles de dicho gobierno no deben ser militares, aunque los haya.

"Tienen que ser civiles y detrás de civiles, civiles. Ah, que habrán militares vestidos de civil, perfecto, pero no militares vestidos de militar”, afirmó el coronel retirado, que tampoco descartó la posibilidad de que en la llamada transición "hay otros que van a morir".

La estrategia se ajusta al esquema de doctrina de shock, tesis del teórico neoliberal Milton Friedman, quien propone que toda crisis, sea real o percibida, es útil para hacer que ciertas medidas o políticas sean "inevitables" para el bien común, puesto que de otro modo no serían aplicables por el rechazo popular que pueden ocasionar.

En 1973, la desestabilización contra el gobierno socialista de Salvador Allende propició la aplicación de medidas impopulares por parte de la dictadura de Augusto Pinochet; en Brasil el gobierno de Michel Temer, resultado de un golpe de Estado parlamentario contra la presidenta Dilma Rousseff, amparado en una "crisis política" ha aplicado medidas de corte neoliberal como la congelación del "gasto público", con el beneplácito del Fondo Monetario Internacional.

Igualmente, el gobierno neoliberal de Mauricio Macri devaluó el peso en un 45% y aumentó considerablemente los servicios públicos, entre otras medidas sustentadas en la conformación de un gobierno que restauraría el Estado social de derecho para los argentinos.

Fuente: AVN

Frases


“Tenemos que ayudar todos los días al nacimiento de la conciencia cuando no la haya, y al fortalecimiento de la conciencia cuando ya exista”

Hugo Chávez

Correos del Sur