Acompañados de miles de personas, los líderes brasileños Dilma Rousseff y Luis Inázio Lula Da Silva inauguraron este domingo la transposición del río San Francisco, que atenderá a 12 millones de personas de 390 municipios en los estados de Pernambuco, Ceará, Paraíba y Rio Grande do Norte, de la nación suramericana.

Durante el acto, el exmandatario Lula Da Silva rechazó los intentos de Michel Temer de atribuirse la obra inaugurada este domingo, que comenzó a construirse durante su primer gobierno y continuó durante la gestión de Dilma Rousseff, refiere Prensa Latina.

Asimismo, exigió a los actores políticos a no perjudicar al pueblo brasileño con las medidas neoliberales que se están promoviendo actualmente en el país, entre ellas la Reforma de la Previsión Social, propuesta que va en detrimento de las condiciones laborales de los trabajadores de esa nación suramericana.

El proyecto tiene previsto que los trabajadores urbanos o rurales se retiren a los 65 años y con 25 años de contribución. Además, elimina jubilaciones especiales para el sector educación y agrícola.

Ante estas medidas, el pueblo brasileño — junto a los exmandatarios Da Silvay  Rousseff — se han mantenido movilizados en rechazo a estas acciones que atentan contra los derechos laborales conquistados los últimos 13 años.

En este sentido, Lula Da Silva expresó: "Para el llamado problema de las jubilaciones existe solo una solución: generar empleos y aumentar los salarios de los trabajadores".

Por otra parte, rechazó los intentos del gobierno de derecha de evitar su posible candidatura presidencial para el año 2018, promoviendo una intensa campaña mediática y de falsas acusaciones de corrupción.

"No sé si estaré vivo para ser candidato en 2018, pero sí sé que quieren intentar evitarlo', alertó el fundador del Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil, citado en la nota.

En este punto coincidió la presidenta Dilma Rousseff, quien advirtió que el golpe de Estado en Brasil continúa, pero que ahora irá dirigido a los candidatos progresistas.

"El segundo golpe es impedir que los candidatos populares, entre ellos Lula, puedan competir en 2018, cuando tenemos marcado un encuentro para decidir los destinos de la nación. Solo el agua de la democracia va a lavar el alma de Brasil", subrayó.

Lula dice que ningún gobierno previo al de él consumó obra hidráulica

Afirma Dilma Rousseff que Lula ganará la presidencia en 2018

 

Fuente: AVN/TeleSUR

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº46