Comunicador. Analista. Premio Nacional de Periodismo Digital en 2016. Está presente en su Blog La Tabla. Colabora en Misión Verdad. Y sus investigaciones acerca de la corrupción son de una rigurosidad impresionante.

—El 4 de marzo, cuando entró al país el diputado Guaidó, después de fracasar al intentar meter la ayuda humanitaria, muchos pensaron que el gobierno lo iba a detener, sin embargo no fue asi, y usted fue el primero en explicar por qué no podían detenerlo, ¿estaba usted informado?. ¿Eso no debe hacerlo más bien un vocero del gobierno?

—Estaba plenamente informado porque conozco el proceso penal, como lo puede conocer cualquier persona que consulte la legislación al respecto. El gobierno no podía aprehender a un ciudadano sin una orden de aprehensión solicitada por el Ministerio Público y autorizada por un tribunal penal. Pero adicionalmente se trataba de un diputado con inmunidad parlamentaria, cuyo procesamiento requiere una serie de autorizaciones del TSJ y del órgano legislativo, incluso en el caso de que fuera un delito en flagrancia. Por lo tanto no era misión imposible llegar a la conclusión de que no iba a ser aprehendido. A eso habría que agregar la conducta histórica que ha tenido el gobierno y los propios órganos jurisdiccionales de no caer en provocaciones. Con referencia a si debía ser un vocero oficial quien explicara eso, no lo creo porque sería explicar lo obvio: el gobierno no puede violar el debido proceso. Creer que debió ser el gobierno que lo anunciara es desconocer el rol del periodismo: es igual que esperar un vocero autorizado para reportar un incendio en el Waraira Repano.

—Usted, como periodista reconocido por sus investigaciones rigurosas, ¿no ha investigado quiénes son los que se robaron más de 25 mil millones de dólares con empresas de maletín, cuando Nelson Merentes era presidente del Banco Central?

—Hemos investigado una parte de la trama de corrupción relacionada con la adjudicación de divisas preferenciales desde Cadivi y Cencoex. De hecho, en 2017 obtuvimos y publicamos en LaTabla la lista de las compañías que recibieron dólares preferenciales entre 2014 y 2015. Esos son los insumos básicos para poder determinar la existencia de fraude importador. Falta aún la lista de 2013, el año en que muere el comandante Chávez, y que por alguna misteriosa razón aún sigue oculta. No sé si en alguno de estos períodos Nelson Merentes era el presidente del BCV, pero lo que sí es cierto es que no se trató sólo de empresas de maletin: hay muchas con edificios completos y con bufetes de abogados en lujosos centros comerciales que se encargaron de “lavar” lo que se robaron. Obviamente no sólo se trata de Cadivi-Cencoex sino de todos los mecanismos de transferencia del ingreso petrolero (y de otros rubros mineros) a la burguesía y eso incluye la venta de bonos y títulos de deuda en bolívares para pagarlos en dólares asi como más recientemente la entrega de materia prima importada por el Estado o la “privatización” a título gratuito de instalaciones industriales e inmuebles públicos.

—Después de tantas sanciones ¿tiene alguna solución esta crisis económica?

—La primera vía de solución es reconocer y asumir en lo concreto que estamos sometidos a un bloqueo y a una “guerra económica” (aunque hay voceros ligados al gobierno que niegan su existencia) que se expresa no sólo con las sanciones sino especialmente con la corrupción y la ineficiencia. Eso es lo que explica el hecho de que los principales corruptos son recibidos con los brazos abiertos en EEUU y en España.

—Usted que viene del campo, y lo conoce, ¿por qué se ha fracasado en la agricultura?

—Porque no hemos acabado con la lógica del extractivismo que es la misma del colonialismo. Esa lógica colonial es la base del latifundio que además tiene un sentido similar a la minería: se extrae o se recolecta lo que no se ha trabajado o se ha “trabajado” con la tecnología de la “colonia”. Se extrae el ganado, el arroz y otros cereales (con semillas y maquinarias traídas de las colonias) o se “produce” pollos y huevos con “alimentos balanceados” que también se fabrican fuera.

—Por lo que estamos viendo con las últimas detenciones de la célula terrorista, pareciera que el gobierno de Guaidó fue creado para robar primero al Estado y tumbar al Gobierno después con el dinero robado. ¿Qué dicen sus investigaciones?

—Que lo que hay es un choque entre factores de la burguesía. Los socios y familiares de Guaidó esgrimen su “derecho de robar” porque sus “primos” que se aliaron con funcionarios corruptos del chavismo ya robaron bastante. Ahora les toca a ellos, consideran.

 

          

Fuente: Ciudad CCS

Frases

"Escuchad mi última voz... Os pido... Os ruego, que permanezcan unidos para que no seáis los asesinos de la patria y vuestros propios verdugos..."
          Simón Bolívar

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº96

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar