“Washington está planeando un bloqueo del petróleo venezolano”, dijo el sociólogo estadounidense, profesor James Petras en su columna semanal por CX36 (*). Agregó que “encabezando la lista de cómplices está el (presidente argentino Mauricio) Macri” que “es el socio mayor de Tillerson a esos efectos”.

Precisamente, sostuvo Petras, uno de los objetivos de la gira del canciller estadounidense es “la agresión contra Venezuela” porque “Tillerson quiere que Argentina, Colombia, México y Perú actúen en coincidencia en el boicot y sanciones contra Venezuela”. Además habló de la situación política ecuatoriana y de la política estadounidense. 

Hernán Salina: El gusto de recibir al profesor James Petras, en este horario especial del mes de febrero debido a que Usted se encuentra en California, en CX36 como cada semana.

James Petras: Buenas tardes.

HS: Comencemos por la situación política que ha quedado planteada en Ecuador la consulta popular que impulsó el presidente Lenín Moreno.

JP: Es un paso más hacia los críticos de la política imperialista de Estados Unidos.

Lenín Moreno no tiene nada que ver con la política progresista, está tomando medidas en dos lados: Primero, acercando la derecha banquera de Guayaquil; y por otro lado, tratando de evitar el retorno de Rafael Correa que aplicaba políticas más independientes.

Este voto estaba muy controlado por la derecha en el sentido que la mayoría de la publicidad salió del apoyo gubernamental, tenía el respaldo de Washington y del os medios de comunicación de masa; y como resultado, ganó el grupo de Lenín Moreno por lo que ahora tiene el camino abierto para evitar una campaña crítica de Rafael Correa.

Todavía no sabemos la respuesta del ex presidente Rafael Correa. Pero en todo caso, podemos sumar a Ecuador a la lista de los derechistas, empezando por (Mauricio) Macri en Argentina, (Michel) Temer en Brasil, (Pedro) Kuczynski en Perú, (Juan Manuel) Santos en Colombia y (Enrique) Peña Nieto en México. Entonces la lista se extiende y podríamos hablar de una noche oscura para América Latina.

HS: Lo curioso es que esto estaba mezclado con otros temas, algunos que podrían considerarse positivos como las limitaciones a la minería y a zonas de explotación de petróleo, por ejemplo.

JP: Si, pero eso es muchas palabras pocos hechos.

Vamos a ver como resulta, pero entendemos que el señor Moreno ha negociado con los mineros, ha tratado con los norteamericanos y vamos a ver si es un doble discurso, hablar por la izquierda y trabajar por la derecha.

HS: Nos vamos a Estados Unidos, donde han surgido reacciones internacionales porque se conoció un documento de Defensa de revisión de la postura nuclear de EEUU y se habla de una nueva doctrina militar. ¿Qué cabe destacar de eso?

JP: Es una doctrina, pero es la continuación de la política guerrerista nuclear que hace tiempo está funcionando. Pero la propuesta del gobierno de (Donald) Trump es fabricar bombas nucleares que llaman ‘tácticas’. Es decir, lanzar algunas bombas nucleares en el campo de batalla para destruir al enemigo local. Y como están involucrados en muchas amenazas con Corea del Norte, están sugiriendo que ahora podrían usar una bomba nuclear local, es decir, destruir algunas ciudades, algunas instalaciones militares.

Es una locura, en el momento en que caigan pequeñas bombas enseguida van a caer las grandes, porque por ejemplo un país nuclear como Corea del Norte no se va a sentar sobre sus manos cuando caigan las bombas que EEUU llama micro bombas. Si están pensando en la práctica utilizar bombas locales, va n a precipitar una gran guerra nuclear.

Es parte del extremismo militarista norteamericano que han lanzado campañas en todas partes, ahora elaborado nuevas armas –incluyendo nucleares- y debemos sentirnos muy preocupados porque en cualquier medida que Trump empiece a utilizar bobas nucleares, va a provocar una catástrofe mundial.

HS: Cuesta entender la razón de por qué pasar a priorizar armas más pequeñas.

JP: Es porque sigue la política de intimidación, sigue la política de aumentar los gastos militares, sigue la política de Trump de buscar formas de conseguir algún éxito militar frente a las derrotas. Hay que anotar que Washington está perdido en Afganistán, las bombas le están cayendo a cinco cuadras de la Embajada de EEUU en la capital afgana, han sufrido grandes derrotas en Siria y busca ahora con el caso de los kurdos, como fuerzas de choque. No han ganado ninguna guerra frente a los rusos. A pesar de eso, destruyeron un avión ruso con las armas con que alimentan las fuerzas contra Siria. Cualquier cosa que pudiéramos discutir vemos que hay derrotas y hay mayor agresión. Es que cuando el imperio cae es más peligroso, cuando sienten que están perdiendo el control en el terreno, buscan mejorar sus condiciones aéreas y marítimas. No debemos separar esas dos cosas.

No hay ninguna cosa que se pueda llamar bombas nucleares tácticas, porque táctica se convierte en estrategia, lo que pierdes en un momento se puede acelerar y extender en el otro.

HS: El secretario de Estado estadounidense, (Rex Wayne) Tillerson, está de gira por la región. Estuvo en Argentina, va para México, Perú, Colombia y Jamaica. ¿Cuál es el objetivo de esta gira?

JP: Muchas cosas. Primero, la agresión contra Venezuela. Tillerson quiere que Argentina, Colombia, México y Perú –los cuatro chiflados- actúen en coincidencia en el boicot y sanciones contra Venezuela. En segundo lugar, Tillerson está preocupado porque China está ganando mucho espacio político y económico en América Latina. Y el tercer punto es que Tillerson se quiere concentrar en América Latina para compensar la influencia que está perdiendo en el Medio Oriente y Asia.

Después, tenemos la preocupación de Tillerson porque los acuerdos comerciales multinacionales no están funcionando y busca crear un nuevo tipo de alianzas dominadas por EEUU, en América Latina. Sería una forma integracionsita panamericana, estilo colonial, y por primera vez tiene una colección de líderes, como Macri, Santos, Kuczynski o Peña; pero son gobiernos muy desprestigiados. Tenemos el caso de Argentina que ya deja de ser un gobierno democrático liberal, Macri manda por decretos, es un Estado de excpeción y sólo utiliza las autoridades y los poderes ´residenciales para mandar. El Congreso y los otros poderes no tienen ninguna fuerza para implementar nada. Tenemos en Colombia que el año pasado fueron asesinados más de cien defensores de los derechos humanos fueron asesinados; en México, el año pasado los narcos vinculados con la Policía, los militares y la Presidencia, mataron treinta mil personas; y tenemos que en Perú, donde el presidente Kuczynski está involucrado en estafas. Entonces es una buena colección de personajes para Tillerson. Tiene un dictador en Argentina, un asesino en Colombia, un narcopresidente en México y un estafador en Perú. ¿Qué más? Son políticos totalmente entregados al imperialismo para defender sus mandos.

HS: ¿Habrá que esperar algún tipo de iniciativa comercial? Porque para disputarle el espacio que está teniendo China en la región, uno piensa que EEUU tiene que ofrecer algo a estos países.

JP: Bueno, algo va a mandar, alguna propuesta de comercio, peor en general hay pocas cosas porque EEUU compite con Argentina en la venta de granos y vacas; en el caso de Colombia tampoco hay mucho que decir sobre las bases comerciales, tal vez mayor café o productos agrícolas; con México Trump está cuestionando las relaciones comerciales y quiere cambiarlas, perjudicando más a México; y con Perú sólo hay una cosa que le interesa a EEUU y es la gran minería. Peor más allá de las ofertas de Washington, lo que busca es consolidar la influencia política y van a ofrecer los gobernantes, el respaldo norteamericano para que los mandatarios sigan imponiendo el orden capitalista y represivo.

Entonces, lo que van a ganar los países es más respaldo político y menos exportaciones con China; lo que es un mal negocio y pronto los grandes empresarios agrominerales se van a quejar de Macri porque lo que sacrifica para Washington no vale la pena para conseguir un apoyo represivo y costoso.

HS: Muy bien sobre el final, otros temas que quiera compartir con la audiencia de la Centenario.

JP: Bueno, podríamos hablar de dos cosas, una más importante que la otra.

La gran pelea entre el presidente Trump y la policía federal (FBI) y el Departamento de Justicia, es muy grave porque las dos partes están involucradas en una guerra constante. La Policía Federal siempre está implicada en la política, siempre interviene, hace años recuerdo las investigaciones que hemos visto contra los movimientos a favor de Martin Luther King, recuerdo las investigaciones que hicieron sobre el movimiento contra la guerra en Vietnam, etc.; la Policía Federal siempre estaba politizada pero canalizada a la izquierda, pero ahora la misma Policía Federal está involucrada tratando de perjudicar a Trump, un ultraderechista pero que compite con los poderes de Wall Street que prefieren otro tipo de Presidente que pudiera cocinar con más posibilidades. Del otro lado, Trump no quiere ser derrocado por la Policía Federal, quiere tener manos libres para perjudicar a cualquier país en el mundo sin consultar al Congreso. Entonces, la pelea es entre un Presidente represivo y reaccionario y la Policía Federal que está actuando clandestinamente para perjudicarlo. Es curioso porque los dos lavan la ropa sucia en público, pero están llenos los medios cada día de esta pelea profunda y grave porque es la institucionalidad policial en EEUU contra el Presidente que está utilizando todos los elementos legales e ilegales presidenciales. Entonces es una pelea muy rara, donde la Policía Federal represiva está en contra de un conservador Presidente y un conservador Presidente en el pasado siempre utilizaba esa Policía Federal para reprimir la izquierda.

El otro tema que quiero discutir es el juego por el campeonato de fútbol americano (Super Bowl) que ven más de cien millones de personas, está saturado de militarismo. Todos los eventos preliminares están dando mucha importancia a los militares, los ‘héroes’ como le llaman, las canciones militaristas y patrióticas, tratando de influir a la audiencia no sólo en fútbol sino aceptar la política militarista norteamericana. Se mezclan las dos cosas. Washington está actualmente politizando cualquier evento, sea teatral, fútbol, pelota, lo que sea, están llenos de propaganda militarista.

Por último debemos anotar que Washington está planeando un bloqueo del petróleo venezolano para aumentar el sufrimiento del pueblo venezolano, para montar una invasión o una intervención o un golpe en Venezuela. Y encabezando la lista de cómplices está el señor Macri, el asesino de opositores en Argentina, es el socio mayor de Tillerson a esos efectos. Habla del “sufrimiento” de Venezuela, pero el boicot o el bloqueo contra Venezuela tiene como meta aumentar el sufrimiento. Son lágrimas de cocodrilo por el pueblo venezolano, al que no van a ayudar a partir de mayor represión sobre la circulación de mercancía petrolera venezolana en EEUU.

HS: Bien Petras. La seguimos la próxima semana. Un abrazo.

JP: Muchas gracias. Un abrazo.

(*) El sociólogo estadounidense, profesor James Petras, analiza semanalmente la realidad internacional en exclusiva en español por CX36 Radio Centenario. Usted puede escuchar este análisis en vivo, los lunes de febrero en el horario especial de las 16:00 horas (local) por el 1250 AM del Dial uruguayo y por www.radio36.com.uy ya que la emisora transmite las 24 horas online.

 

       

Fuente: HispanTv

Frases

“No es entonces mera retórica nuestra bolivarianidad. No. Es una necesidad imperiosa para todos los venezolanos, para todos los latinoamericanos y los caribeños fundamentalmente, buscar atrás, buscar en las llaves o en las raíces de nuestra propia existencia, la fórmula para salir de este laberinto”.

Hugo Chávez Frias

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº85

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar