En días pasados amanecimos con el implacable planeta Twitter sobresaltado, mostrándonos como tendencia la última ocurrencia de Henry Falcón, posteando un video trotando (íngrimo y solo) desde el Parque del Este. Imaginamos que intentaba emular un film de Charlie Chaplin, porque las imágenes eran solo de sus piernas flacuchentas, en modo trote, totalmente desincronizadas y pérdidas en el espacio. Quizás estaba disfrazado de Capriles (con indumentaria de atleta pues), pero totalmente mudo, incapaz de conectar frente a la cámara una sola idea con su cerebro.

Era el preámbulo de un día agitado, pues el “atleta” Falcón se preparaba para protagonizar otro vergonzoso episodio de los disparates históricos de la derecha criolla. Pues, para total repudio e indignación del país, principalmente para la despiadada derecha histérica, estaban reunidos de lo más caletica, los excelsos protopróceres Falcón, Ramos Allup, Capriles, Manuel Rosales y desde algún lugar del planeta (vía Skype) el avezado turista Julio Borges (ese pasaporte si tiene páginas).

Los autodenominados líderes de la derecha, sin la supuesta camisa de fuerza que representa la MUD, estaban amenamente reunidos, de manera “razonable y oportuna” buscando “consenso” para “más allá de las diferencias” lograr “liberar al país”. Reconociendo entre líneas (un mea culpa más que tardío) que la derecha “se ha venido disgregando, ocasionando una falta de acción”. Falcón soltó también que “la presión internacional es importante, sin embargo, el problema en Venezuela lo resolvemos los venezolanos”. Tremendo zarpazo para los golpistas, para los guarimberos y para los promotores del bloqueo del país.

Pero cada palabra en boca de la derecha maltrecha es un poema lleno de falsedades, desvergüenzas y segundas intenciones. Para esta banda de conspiradores y golpistas, todo es maquinación y cálculo. Este cuento de la búsqueda de la nueva unidad, solo es un mecanismo de distracción para poner en la cabeza de los febriles opositores el escenario de participación electoral de cara a las elecciones de concejales del mes de diciembre.

Los reculosos opositores van a argumentar que ahora sí, que la vía electoral es la única vía, luego de que estos mismos amnésicos líderes convencieran a sus huestes de que el abstencionismo y el golpismo eran la única salida.

Los reculosos prometieron por todo el planeta que con el bloqueo y las sanciones económicas y financieras el Gobierno Bolivariano no duraba ni un mes enterito. Fracasaron. Prometieron que con la presión de calle y la guarimba (encierra a tu vecino en la urbanización, evita que vaya al trabajo o a estudiar y ahógalo con tu humo quemando un árbol) el hombre renunciaba en un mes. Fracasaron. Los reculosos embaucadores prometieron que los usurpadores del “TSJ en el exilio” y los de la Asamblea Nacional en desacato sacarían esposado al presidente, destituyéndolo en otro mes más. Fracasaron. Pues han pasado los meses y los años y todas las mentiras y las salidas de fuerza han caído por su propio peso. Han sido derrotados por la ausencia de una sola y vital variable: carecen de un pueblo que los respalde.

Todos estos recuerdos acaban de pasar dolorosamente por los cerebros de los incrédulos opositores. Que amargura. Sus líderes les piden que se pongan de nuevo el traje de la unidad, pero con otro nombre. Coordinadora Democrática Reload (una nueva versión de los Muertos Vivientes). Los más golosos celebran la aparente muerte por inanición de la MUD y, de carambola, el acabose de los insípidos e intrascendentes personajes de un tal Frente Amplio. Estos últimos solo sirvieron para chupar dólares, pues no cuajaron en el escenario político. Puros vejestorios encopetados y “despistados” disidentes, todos olorosos a naftalina y whisky 18 años.

Está claro que el ánimo principal y evidentísimo de estos buitres rapiñeros, los reculosos, es no dejar pasar las elecciones donde se elegirán a más de 4.900 concejales. Claros están que allí radica el verdadero poder local, el más cercano y directo junto al pueblo.

Resalta que de manera excesivamente desinteresada y con sobredosis de cortesía (parecen caballeros de la corte inglesa), los avispados de Avanzada Progresista ya ofrecieron con candidez, a sus nuevos mejores amigos, la posibilidad de inscribir a sus respectivos candidatos a concejales, en los 335 municipios de todo el país, con su desteñida tarjeta. Recordemos que, de tanto recular y contradecirse, los partidos de la extrema derecha han quedado inhabilitados para utilizar sus siglas electorales, por su reiterada negativa a participar en los procesos anteriores. La tozudez, la soberbia y los errores se pagan caros en política.

Esta es la jugada de la derecha. Se les ve el bojote. Tienen puesto el ojo en las elecciones municipales, para tratar de copar los espacios del mayor escenario electoral del país.

La pregunta que se hace todo el país, es cuándo se van a unir por el bien de la patria. Cuándo van a presentar una propuesta que permita producir más alimentos o medicinas. Cuándo presentan un plan para levantar el bloqueo económico y permitir que ingrese materia prima, productos elaborados o los bienes de capital que tanto requiere el país. Cuándo se van a poner a sembrar, a fabricar, a construir. A generar algo positivo para la patria. Los reculosos opositores son parásitos que solo viven de la política.

 

          

Fuente: Portal Alba

Frases

"Cuando un pueblo despierta, se llena de coraje y decide ser libre, jamás podrá ser derrocado"

Hugo Chávez Frias

Correos del Sur Nº80

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar