Desde hace mucho tiempo, a Andrés Manuel López Obrador lo han acusado de ser un mesías tropical y a quienes lo apoyamos como morenacos. De la misma manera, durante la Revolución Mexicana los periodistas mercenarios decían que Emiliano Zapata era el Atila del Sur y hacían constantes alusiones al color de piel y la ascendencia indígena de muchos de los seguidores de Zapata y de Pancho Villa.

El evidente trasfondo racista, clasista y neocolonial de estas y otras descalificaciones se encuentra a los ojos de todos. Quienes no quieren reconocerlo fingen demencia y fomentan irresponsablemente la intolerancia y la violencia.

Las declaraciones de Enrique Ochoa Reza sobre los prietos que ya no aprietan, para referirse a los ciudadanos que abandonan al PRI para afiliarse al partido Morena, no fueron sacados de contexto por algún periodista mañoso o viralizado por un tuitero avezado, sino que fueron difundidas a los cuatro vientos por el mismo presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El pasado sábado, 10 de febrero, a las 13:29 horas, Ochoa Reza subió a su cuenta de Twitter la frase: A los prietos de morena les vamos a demostrar que son prietos pero que ya no aprietan, acompañada de un video de él mismo pronunciando esa frase frente a un grupo de acarreados priístas en un mitin en Tabasco (véase: http://bit.ly/2sneRft).

Llama la atención cómo muchos intelectuales que se ufanan de ser liberales respondieron en un inicio a las declaraciones de Ochoa Reza. “Lo último que necesita México es echar leña al fuego de la tensión racial, étnica o de clase. No hay lugar para ese discurso, ni para aquello de ‘fresas’, ‘fifi’ o ‘pirrurris’”, escribió León Krauze. Quizás no sea racista, pero sí es hacer una diferenciación/descalificación por color de piel o estatus social o nivel de vida o clase social. Es innecesario, preocupante y polarizante, provenga de donde provenga, de AMLO o del PRI. Injustificable en todos los casos, comentó Denise Dresser.

Con estas declaraciones, ambos periodistas no hacen otra cosa que repetir la deleznable lógica de Donald Trump cuando declaró que ambos lados tuvieron la culpa después del violento ataque racista en contra de una marcha pacífica antifascista en Charlottesville, Virginia. En lugar de condenar frontalmente y sin ambages las reprobables expresiones de Ochoa Reza por incitar al odio y la violencia, los escritores prefirieron matizar la situación ofreciendo una comparación espuria con los dichos de López Obrador.

No existe equivalencia alguna entre la utilización peyorativa del término prieto por Ochoa Reza y las traviesas declaraciones desde la resistencia de López Obrador sobre los fresas, los fifi o los pirrurris.

El antropólogo @_liberante lo ha explicado con gran claridad en Twitter: “‘Fifí’ se relaciona con esa forma de usar la efe en las palabras para crear una distinción social de clase. Llamar ‘prieto’ a alguien es jerarquizarlo por su color de piel. El ‘fifí’ dice: tú quieres parecer superior hablando. Prieto dice: tú eres inferior a mí”.

El profesor @Vivangm también ha ofrecido su sabiduría en el mismo medio: “No hay equivalencias entre decir ‘prieto’ y ‘pirruris’. El primero es una ofensa a las clases trabajadoras; el segundo: una adjetivización a aquellas personas que, utilizando su jerarquía económica, política o social, son presuntuosos, altaneros y racistas”.

No hay dos lados en esta ecuación, sino uno solo. El PRIAN no solamente representa el saqueo, la explotación, la violencia y la corrupción, sino también el odio racial y neocolonial. La expresión de Ochoa Reza también es abiertamente machista, o en su caso homofóbica, ya que el remate que ya no aprietan tiene un evidente sentido sexual.

Es importante no caer en provocaciones. Quienes luchamos por una sociedad libre, justa e igualitaria tenemos la obligación de apostar a la lucha pacífica y la unidad nacional, sin distinción entre razas, clases, géneros o culturas. A absolutamente todos los mexicanos nos conviene que llegue a la Presidencia de la República alguien honesto, digno y trabajador que propone fortalecer las instituciones públicas y extirpar de raíz la corrupción.

Pd. Aprovecho el espacio para denunciar públicamente a Notimex, la Agencia de Noticias del Estado Mexicano, por generar noticias falsas con el fin de intentar desprestigiar a este columnista, su esposa y al mismo López Obrador. El pasado jueves, 8 de febrero, Notimex difundió un cable titulado Habrá chingadazos si no gana AMLO la elección: John Ackerman, que altera y atribuye falsamente a un servidor la declaración de otra persona (véase: http://bit.ly/2H6v5wX). Esta utilización de recursos públicos para enturbiar el proceso electoral viola tanto el ar­tículo 134 de la Constitución como todos los estándares de ética periodística y profesional. Exijo una rectificación y una disculpa pública de parte de Notimex.

 

       

Fuente: La Jornada

Frases

"Cuando un pueblo despierta, se llena de coraje y decide ser libre, jamás podrá ser derrocado"

Hugo Chávez Frias

Correos del Sur Nº80

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar