Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Una batalla colosal

Hace veinte años un pueblo todo, encabezado por sus niños y jóvenes, se lanzó, al llamado de Fidel, a una tenaz batalla por la felicidad de un pequeño, secuestrado por la maldad y la codicia, para comenzar lo que sería un colosal combate por la felicidad de toda la niñez y la juventud de la nación.

Salimos por millones a las calles en Marchas Combatientes reclamando el regreso de Elián a los suyos y a su Patria; de un extremo a otro de la isla, en todos los municipios y con todos los sectores de la sociedad se levantaron encendidas Tribunas Abiertas de argumentos y arte comprometidos; las Mesa Redondas comenzaron a desentrañar los hilos de la enrevesada madeja de la política norteamericana hacia Cuba y el carácter mafioso de la contrarrevolución asentada en Miami al amparo y financiamiento de Washington. Nuestras justas ideas y convicciones se fortalecieron al fragor de aquella inédita contienda.

El mundo pudo ver desplegadas todas nuestras fuerzas fraguadas por la Revolución. Nosotros aprendimos a mirarnos mejor y más críticamente. La batalla no fue sólo de argumentos y conceptos, de réplicas y contrarréplicas, sino también de hechos y realizaciones concretas.

Acciones para el desarrollo de la educación, la salud, el deporte, la cultura, la atención al ser humano y el combate político-ideológico nacieron en fructíferas jornadas de análisis del pensamiento revolucionario e inconforme de Fidel. No siempre se supo concretar aquellos audaces sueños, pero toda una generación de jóvenes y niños creció con el espíritu revolucionador y movilizador de aquellos años.

Elián regresó para felicidad de su pueblo. Otras batallas políticas contra el bloqueo, la Ley de Ajuste Cubano, el terrorismo, las guerras, por la liberación de los Cinco, por la justicia, por la integración regional y por un mundo mejor nos siguieron convocando a lo largo de estos años. Las ideas defendidas por la Revolución han mostrado su validez en un mundo plagado de amenazas, desigualdades e injusticias.

El enemigo cambió de táctica por unos años para después regresar a la irracionalidad y el odio en su proyección hacia Cuba. El propósito de ahogar a la nación y derrocar a la Revolución socialista sigue de cuerpo presente; como también permanecen las convicciones, la firmeza y la unidad de nuestro pueblo. Como desde aquella primera marcha del 5 de diciembre de 2000, nuestras armas esenciales siguen siendo la Verdad y las Ideas.

 

           

Fuente: Cuba Debate

Postales para NO OLVIDAR

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº128

 

Descargar

 

Xi Jinping: Tres discursos

 

Descargar

 

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015