El que convive cotidianamente con Lula ya no se asusta con la naturalidad con que él encara las monstruosas y absurdas persecuciones cotidianas que le hacen.  Es como si él conviviera con la persecución, la injusticia y la lucha cotidiana para superar esos escollos.