Después de la agitación experimentada en el Sistema Internacional, con la autoproclamación de Juan Guaidó como “presidente encargado” de la República Bolivariana de Venezuela, el 23 de enero pasado; las aguas se calman, pero no se ponen diáfanas. No contentos con la falta de reconocimiento internacional, tanto por estados miembros, como por organismos internacionales e incluso organizaciones de la sociedad civil; ni por el objetivo no alcanzado de ingresar camiones con supuesta ayuda humanitaria después del concierto del 22 de febrero, en la ciudad colombiana fronteriza de Cúcuta; empezaron una gira por algunos países suramericanos. Es prudente analizar el cómo, el por qué y el para qué de algunos eventos, para comprender los intereses reales tras el caso de Venezuela.

Indiscutiblemente, el staf golpista alentado desde Washington está histérico porque no le salen las cosas como planea. Les falló el 23F, “Día D” para con la excusa de entrar “Ayuda humanitaria”, generar una irrupción masiva de paramilitares y “liberar” una franja de territorio. Fueron rechazados por el pueblo miliciano y las FANB con coraje y valentía, y el mundo pudo ver (hasta el New York Times lo confirma ahora), de lo que es capaz la oposición externa e interna.

En mayo de 2017, Donald Trump visitó Arabia Saudita para firmar un contrato por venta de armas que alcanzó los 110 mil millones de dólares, el mayor en la historia de Estados Unidos, En el plano civil, Riad además suscribió acuerdos comerciales con dos decenas de empresas norteamericanas, como Boeing o Citibank, para que estas por primera vez pudieran controlar el 100% del capital de su inversión en el país árabe. La compañía General Electric anunció que cerró contratos por importe de 15.000 millones de dólares en el marco del programa saudí de diversificación de su economía, predominantemente dependiente del petróleo. Trump esperaba sumar unos 270.000 millones de dólares en contratos comerciales en Arabia Saudí. 

El nuevo fracaso de un golpe de Estado en Venezuela no cambia los planes de EEUU.

 

Decíamos hace unos pocos días que el fiasco con que terminó la operación “ayuda humanitaria” intensificaría la agresividad de la Casa Blanca por la vía de atentados y sabotajes selectivamente planificados para ocasionar el mayor daño posible a la población y, de ese modo, desatar lo que según los expertos de la CIA y el Departamento de Estado sería un masivo levantamiento popular en contra del gobierno de Nicolás Maduro. (ver dicha nota titulada:  “Trump: la impotencia y la furia”, en  https://www.pagina12.com.ar/179699-trump-la-impotencia-y-la-furia   o también en http://www.atilioboron.com.ar/2019/03/trump-la-impotencia-y-la-furia.html  y en ).

Frases

Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miseria a nombre de la libertad
          Simón Bolívar  

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº93

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar