El poderoso e inescrupuloso imperio norteamericano dedica más de 610.000 millones de dólares anuales a su presupuesto militar. Este gasto "supera la suma de los siete países que lo siguen" en la lista, a todos juntos, incluyendo a Rusia y China. Y como Trump nunca se queda atrás, superando siempre sus propios desmanes y atrocidades, en el proyecto de presupuesto para el año 2019 ya ha solicitado la cifra récord de 686.000 millones de dólares. Una barbaridad de recursos con la que se podría alimentar a todo el planeta o destruirlo. Trump contará con una ingente cantidad de dólares para mantener activa su maquinaria militar asesina, con sus aviones, sus misiles y sus drones a la cabeza. Sus juguetes preferidos.

Desde la perspectiva política hay hechos que contienen una enorme carga simbólica con la que se pretende hacer creer una determinada realidad cuando la realidad de los hechos representa su contrario.  La tercera y atípica gira del Vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence por algunos países de la región en un tiempo inusual, en procura de alinear al pelotón de gobiernos serviles contra Venezuela, y el anuncio de la OTAN como “socio global” de Colombia como acicate para aquellos que asumen una conducta cipaya, constituyen señales de enorme relevancia geopolítica.

Al intentar resucitar la doctrina Monroe como instrumento para desarrollar su política exterior hacia América Latina, el gobierno de Donald Trump pretende retrotraer la historia para colocarla en el mismo lugar que estaba en 1823 cuando dicho paradigma fue enunciado por el presidente estadounidense James Monroe, bajo la premisa de que América era para los americanos. Aunque el mundo ha cambiado y ya hoy no es Gran Bretaña el enemigo que amenaza la hegemonía estadounidense en la región, el gobierno de Estados Unidos sigue visualizando adversarios que le ponen obstáculos para controlar sin corta pisas la única región del mundo en la que aún conserva amplios espacios de dominio, sobre todo a partir de los últimos tres años.

 

El 10 de septiembre, factores políticos contrarios al Gobierno venezolano realizarán una nueva operación de propaganda para seguir atizando el ambiente de injerencia contra el país suramericano. La han llamado la 'fórmula Arria' y la posicionan como el paso definitivo para que el Consejo de Seguridad asuma una actitud más enérgica contra Venezuela.

Golpes tradicionales y parlamentarios, injerencia de ONG financiadas por la CIA, desarticulación de los espacios de integración regional, persecución mediática-judicial contra los líderes populares, presión diplomática, ahogo financiero, amenaza de invasiones y hasta intentos de magnicidio, fueron algunos de los recursos que la derecha desplegó para la arremetida neocolonial. Sin embargo, se consolidan los signos del resurgimiento de los procesos populares en toda la región.

Frases

"Cuando un pueblo despierta, se llena de coraje y decide ser libre, jamás podrá ser derrocado"

Hugo Chávez Frias

Correos del Sur Nº76

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar