Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Del sueño al «nuevo siglo» americano

Mucho más pobres y con muchos menos derechos que sus abuelos, los estadounidenses ven desvanecerse el sueño en el que siempre les hicieron creer, «el sueño americano»

«Los Estados Unidos poseen el 50 % de la riqueza del mundo, pero solo el 6 % de su población... Nuestra auténtica tarea consiste en mantener esta posición de disparidad sin detrimento de nuestra seguridad nacional. Para lograrlo, tendremos que desprendernos de sentimentalismos y tonterías. Hemos de dejarnos de objetivos vagos y poco realistas como los derechos humanos, la mejora de los niveles de vida y la democratización. Pronto llegará el día en que tendremos que funcionar con conceptos directos de poder. Cuantas menos bobadas idealistas dificulten nuestra tarea, mejor nos irá...».

Así dijo George Kennan, considerado el más influyente asesor del Presidente Truman (1945-1953), en el contexto de creación de la CIA y comienzo de la Guerra Fría.

Mucho más pobres y con muchos menos derechos que sus abuelos, los estadounidenses ven desvanecerse el sueño en el que siempre les hicieron creer, «el sueño americano».

Han estado sometidos durante años a la maquinaria de construcción del consenso, cuyo objetivo es convertir a los sujetos en consumidores felices e incapaces de cuestionar el sistema, al estar demasiado ocupados en satisfacer sus deseos personales.

En nombre de la lucha contra el terrorismo, ese pueblo fue despojado de la poca libertad que le quedaba y sin permiso y sin saberlo, se escudriña su vida mediante el uso de las tecnologías.

Nada se asemeja más a la sociedad descrita por George Orwell, en su célebre novela 1984, que la sociedad norteamericana actual, con sus intrincados sistemas de vigilancia, con una constante deconstrucción de la historia y de la realidad, con el neolenguaje y el terror constante, con los omnipresentes «enemigos».

El «sueño americano» convertido en el universo de Blade Runner, en el mundo de la novela de Aldous Huxley, Brave New World, publicada en 1932, describe con maestría los entresijos de la sociedad actual: un mundo dividido a la manera de los neocon, de los estrausianos del «nuevo siglo americano».

Las palabras de George Kennan nos remiten al Estados Unidos de hoy, olvidado de «objetivos vagos y poco realistas como los derechos humanos». Al menos antes, se preocupaban por fingirse defensores de esos objetivos.

El actual gobierno en Washington rige con conceptos directos de poder, sin «bobadas idealistas» que dificulten su tarea.

Las fracturas internas de una nación forjada en el despojo, la explotación, el racismo y la violencia, comienzan a mostrarse cada vez con más violencia.

Será interesante observar y analizar de qué recursos se valdrá esta vez el capitalismo estadounidense para reinventarse, al menos simbólicamente, e intentar perdurar como primera potencia mundial o ¿estaremos en presencia de su declive sin remedio?

El pueblo de EE.UU., los millones de desempleados, los millones sin seguro médico, o con un seguro que no cubre ni los gastos de un simple catarro, los sin casa, los jóvenes empleados como carne de cañón de las guerras imperiales, las minorías, los emigrantes..., merecen un destino mejor.

Al final ellos dirán la última palabra. Dijo Abraham Lincoln que se puede engañar a una parte del pueblo todo el tiempo, o a todo un pueblo una parte del tiempo. Pero es imposible engañar todo el tiempo a todo un pueblo...

 

_____

Fuente: Granma

Postales para NO OLVIDAR

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº133

 

Descargar

 

Resumen Latinoamericano: Septiembre

 

Descargar

 

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015