Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Líbano, el escenario tras la catástrofe…

Superar el desastre humanitario, recuperar la economía y responder de forma efectiva a las agresiones externas, con el apoyo de los países aliados, es vital para el futuro del país árabe y la volátil región, tras el siniestro de este 4 de agosto en la capital libanesa.

Este 4 de agosto el mundo observó consternado las potentes explosiones en la capital del Líbano. Una gran nube de Wilson, en forma de hongo, se apoderó del cielo de Beirut y alteró, en escasos segundos, la vida de una urbe, de un país y de millones de seres humanos.

La onda de choque arrasó todo a su paso, con un saldo hasta el momento de más de 150 muertos, más de 4 000 heridos y afectaciones millonarias de diversa envergadura a la infraestructura de aproximadamente la mitad de la ciudad.

La detonación de unas 2 700 toneladas de nitrato de amonio, almacenadas desde 2014 en el puerto, resultó el origen de la tragedia, aunque  se desconoce aún la causa, según las autoridades libanesas.

Las explosiones fueron equivalentes a 240 toneladas de trinitrotolueno (TNT), 20 veces más que el rendimiento de la llamada «Madre de todas las bombas» –que ronda las 11 toneladas de TNT–. Sismólogos jordanos compararon su potencia con la de un terremoto de magnitud 4,5, señala RT.

Intereses económicos en disputa

El puerto de Beirut y sus instalaciones, una de las principales fuentes de la economía libanesa, quedaron destruidos por las detonaciones. Por este enclave llegaban al país el 70 % de las importaciones –como alimentos, materias primas y medicamentos–, y unos 3 100 barcos anualmente.

El incidente beneficiará al puerto israelí de Haifa, competidor de las operaciones internacionales en esta zona.

Teniendo en cuenta la crisis económica que enfrenta el Estado árabe, la recuperación dependerá del apoyo internacional, donde emergen intereses contrapuestos. Las grandes transnacionales occidentales perseguirán enriquecerse con el jugoso negocio de la reconstrucción.

El economista Ziad Nasser Al-Din declaró a Al Mayadeen que el país, después de la explosión, tiene dos opciones: «Oriente o el Fondo Monetario Internacional (FMI), ya que China puede rehabilitarlo y desarrollarlo».

En este sentido, la zona portuaria de Beirut adquiere especial importancia en el proyecto de la nueva Ruta de la Seda del gigante asiático, debido a su posición geográfica.

A su vez, las relaciones con actores como Rusia, Irán, Siria y otros vecinos regionales tendrán un papel decisivo en la rehabilitación comercial, financiera, social y laboral, y en los retos en materia de seguridad alimentaria.

¿Oportunidad geopolítica?

La posición geográfica del Líbano en una estratégica zona del mar Mediterráneo, y con fronteras con Israel y Siria, demuestra la cardinal importancia de la nación en el tablero mundial.

Si hay algún favorecido de la tragedia en Beirut, serían Estados Unidos e Israel. Los hechos constituyen un golpe al Eje de la Resistencia, esencial en el enfrentamiento al terrorismo y a los invasores extranjeros en Oriente Medio, el cual está conformado por Irán, Siria y el movimiento libanés Hezbolá.

Este último actor deberá concentrarse ahora en la recuperación y, por tanto, sus operaciones en el área se verán limitadas. Hace solo unos meses el secretario general de Hezbolá, Seyed Hasan Nasralá, advirtió a Israel que «toda su frontera, sus fuerzas y sus asentamientos» estarán en total riesgo, si el régimen sionista repetía cualquier agresión.

Tanto Washington como Tel Aviv consideran a Hezbolá, y al Eje de la Resistencia en su conjunto, como una amenaza para sus intereses hegemónicos en los territorios árabes, una verdadera «pesadilla» para sus planes. El movimiento ha conseguido significativos avances militares y políticos, a tal punto que el Centro de Estudios Estratégicos israelí Begin-Sadat (Besa) advirtió, en marzo del año pasado, que Hezbolá puede golpear con sus misiles cualquier punto de la Palestina ocupada, como parte de la estrategia defensiva.

Asimismo, la agrupación libanesa ha sido una gran aliada de las fuerzas gubernamentales en la guerra en Siria y desempeña un papel relevante en la lucha contra el Estado Islámico.

De ahí que Beirut sea una pieza clave en Oriente Medio. Superar el desastre humanitario, recuperar la economía y responder de forma efectiva a las agresiones externas, con el apoyo de los países aliados, es vital para el futuro del país árabe y la volátil región, tras el siniestro de este 4 de agosto en la capital libanesa.

 

_____

Fuente: Granma

Postales para NO OLVIDAR

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº129

 

Descargar

 

Xi Jinping: Tres discursos

 

Descargar

 

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015