Tras 17 años de guerra continua, el sábado nueve de junio, el Talibán declaró su primer alto el fuego parcial durante el Eid al-Fitr los festejos por el fin del ayuno tras el Ramadán el mes sagrado del Islam. La dirigencia de la organización fundamentalista emitió un comunicado a sus tropas ordenando: “Todos los muyahidines  tienen instrucciones de detener las operaciones ofensivas contra las fuerzas gubernamentales en todo el país durante el primer, segundo y tercer día del Eid al-Fitr.

Lo que el gobierno del presidente Ashraf Ghani, vio como una oportunidad para que el talibán,  reflexione sobre la posibilidad de sentarse a la mesa de negociaciones, a la que los terroristas se niegan, ya que su pretensión es de hablar directamente con los estadounidenses en lugar de las autoridades de Kabul. En estos últimos meses parece haberse abierto una posibilidad de concretar una reunión entre los norteamericanos, el talibán y también el gobierno afgano, que no deja de ser un convidado de piedra.

El presidente Ghani, por su parte había anunciado un alto el fuego por las festividades del fin de Ramadán desde el día doce hasta el diecinueve, mientras que un día antes el consejo de altos ulemas  había llamado al fin de los ataques y pedido al talibán que acuda a las negociaciones de paz. Afganistán atraviesa una de sus etapas más violentas desde la finalización de la OTAN en enero de 2015.

La suspensión de acciones tanto de Kabul, como de la organización terrorista fue aprovechada por los efectivos norteamericanos para intensificar sus operaciones contra el Daesh Khorasan, los hombres de Abu Bakr al-Bagdadí o el Califa Ibrahím, en Afganistán, desplegados en el este del país en la parte y en la parte sur de la provincia de Nangarhar. Mientras que este último lunes una serie de ataques suicidas, atribuidos al Daesh, se realizaron contra un edificio gubernamental de Kabul,  dejando 17 muertos.

El general norteamericano John Nicholson,  jefe de las tropas de su país en Afganistán justificó las acciones declarando que desde este año el Daesh, había intensificado sus acciones en la región. Un ejemplo es el ataque suicida contra un registro de votantes en Kabul, por parte del Daesh Khorasan que mató a 69 personas e hirió a unas 120.

El Daesh Khorasan, asesinó a catorce personas, el día cuatro de junio en un ataque suicida contra una reunión de más de 2 mil ulemas (clérigos) el oeste de la capital afgana, en la Loya Jirga, un espacio utilizado por el Gobierno para conferencias y eventos, cerca Universidad Politécnica de Kabul, desde donde se habían emitido una fawtua contra los ataques suicidas y se habían hecho un llamamiento a la paz.

Respecto a las negociones de paz con el Talibán, todo pareció esfumarse, apenas unos días después del fin de la tregua, tras el ataque contra varios puestos de control policial en las provincias occidentales de Farah y Baghdis. La operación revindicada por los hombres del emir Hibatullah Akhundzada, dejó un total de cuarenta policías muertos y abre de esta manera la campaña de primavera (Ver: La ardiente primavera afgana.) Las acciones se concretaron en el departamento de Bala Morghab, en la provincia de Bagdhis, donde fueron atacados varios puestos de vigilancia y con una emboscada y a la patrulla que acudía en refuerzo, dejando 20 militares muertos. Una cifra igual de bajas sufrieron las tropas policiales en la provincia occidental de Farah, doce en Bala Buluk y otros ocho en el distrito de Jawand, próximo a la frontera con Irán, durante la madrugada del miércoles último. Desde el mes pasado el talibán,  realiza una campaña en la provincia de Farah, donde ya ha asesinado cerca de unos cuarenta hombres de las fuerzas de seguridad.

Washington sin novedad en el frente.

A pesar que los Estados Unidos juntos a la OTAN habían finalizado sus misiones de combate en Afganistán en 2014, Washington, se encuentra cada vez más involucrado en el conflicto que se profundiza  de manera continua. Tres presidentes (George W. Bush, Barack Obama y Donald Trump), ya han pasado por la Casa Blanca sin logran avances notorios en esta guerra.

La administración Trump ha debido aumentar en tres mil hombres, lo que eleva la dotación a unos 8500 efectivos para intentar cambiar el curso de la guerra, que se ha convertido en la más larga del país norteamericano.

La guerra no solo se libra contra el Talibán, sino contra un total de 21 grupos terroristas, de los que se destacan el Daesh Khorasan y al-Qaeda que opera en combinación con el Talibán, cada vez con más virulencia y demostración de fuerza a pesar que  el Departamento de Estado norteamericano insiste en que la financiación internacional ha sido “degradada”, tras la derrota del Daesh en Siria e Irak.  

En los 16 años, que los Estados Unidos lleva en la guerra afgana han muerto, según números oficiales 2400 norteamericanos e invertido una cifra que supera el  billón de dólares, aunque se estima se necesitara un billón más, mientras que la victoria cada día parece estar más lejana. Mientras que las bajas afganas se contabilizan en casi unos 300 mil entre civiles y militares.

Las estrategias y metas en Afganistán han sido cambiadas de manera contaste, por el mando norteamericano. Ese fracaso ha consumido  más una quincena de comandantes generales norteamericanos, que no han sabido dado con una estrategia eficiente para vencer la dura resistencia afgana a la invasión iniciada en 2001.

La capital Kabul, es la ciudad con mayor seguridad del país, y se ha convertido en intransitables para  los diplomáticos y soldados estadounidenses, por la amenaza de ataques suicidas, coches bomba y la utilización de artefactos explosivos improvisados (IED) colocados al paso de vehículos oficiales, que en infinidad de casos ha matado civiles inocentes.  Por lo que las calles se Kabul se han convertido en extremadamente peligrosas, al punto de que ya no usan calles ni carreteras, sino que se trasladan en escuadrilla de helicópteros  para viajar desde el Aeropuerto Internacional de Kabul al edificio de la embajada a solo tres kilómetros de distancia, lo que implica un vuelo de solo cinco minutos.  A cierta hora del día sobre el cielo de Kabul la cantidad de helicópteros norteamericanos que sobrevuelan la ciudad es tal que la población los llama “la embajada aérea”.

En 2001 la capital tenía una población de medio millón de habitantes hoy la cifra sobrepasa los 5 millones incrementada por los refugiados que han llegados desde el interior del país, del que  el Talibán controla casi el 55por ciento y tiene presencia en cada una de las 34 provincias.

El presidente Ashraf Ghani, ha declarado que “, No podremos mantener a nuestro ejército durante seis meses sin el apoyo de los Estados Unidos”, lo que demuestra claramente la inutilidad de la inversión norteamericana no solo en recursos sino también en la formación y el entrenamiento del ejército y la policía afgana.

Se dice que cuándo el Presidente Jimmy Carter, miraba por televisión la entrada del ejército ruso a Afganistán, junto a su Secretario de Seguridad, el polaco, Zbigniew Brzezinski, el 24 de diciembre de 1979, el zorro polaco que conocía muy bien el fino y letal entramado que había tejido para la derrota soviética eufórico gritó: “le acabamos de regalar un Vietnam a los rusos”, sin sospechar que ese “regalo” también lo sufrirían los propios Estados Unidos.

*Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.

 

        

Fuente: Línea Internacional

Frases

"Cuando un pueblo despierta, se llena de coraje y decide ser libre, jamás podrá ser derrocado"

Hugo Chávez Frias

Correos del Sur Nº76

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar