Hace pocos días en el Congreso de la Nación le dimos fuerza de ley al Tratado Internacional conocido como “Acuerdo de Escazú”. Un Convenio Regional Latinoamericano y Caribeño que trata sobre aspectos relacionados con el medio ambiente, temática imposible de soslayar si queremos evitar la destrucción irreversible del hábitat donde se han desarrollado las sociedades humanas.