De enorme relevancia puede catalogarse la reciente realización de la II Reunión Ministerial China-CELAC en Santiago de Chile, que permitirá al continente latinoamericano participar con mayores proyecciones en la Franja y la Ruta de la Seda impulsada por el gigante asiático.

Las convenciones han permitido organizar el tiempo a partir de los períodos de duración de los fenómenos naturales: el día y la noche, las estaciones y el tiempo de traslación de la tierra alrededor del sol, así como también de conformidades religiosas, así tenemos días, semanas, meses y años. Esto conduce a la equivoca idea de que estas convenciones pueden establecer parámetros de comportamientos sociales o políticos: se dice “este año ocurrirá esto o lo otro”, sin embargo, la realidad es que estos acuerdos modulan ciertas conductas y procedimientos, pero no los determinan ni los deciden. Esta reflexión, viene a cuenta de que siempre que comienza un nuevo año se elucubra respecto de que podría ocurrir durante el mismo, lo cual siendo valedero, no necesariamente señala con certeza lo que habrá de suceder, toda vez que los procesos políticos y sociales son continuos, dialécticos y dependen de las condiciones objetivas y subjetivas en que transcurren, no de plazos creados artificialmente.

Es más que conocido que desde su fundación en Caracas, Venezuela, en 2011, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) ha permanecido en la mira telescópica de Washington, que hoy la acecha como nunca antes con el propósito de fracturarla a cualquier precio.

La próxima reunión de la CELAC programada para el 20 de mayo en República Dominicana resulta clave, no sólo porque debe defender la democracia venezolana, sino que con ello debe también estará defendiendo el patrimonio natural de los 600 millones de habitantes que viven en estos 50,5 millones de km2. 

CELAC.- Cuando se escriba la historia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), cuya V Cumbre acaba de celebrarse en Santo Domingo, se conocerán los esfuerzos que hizo el presidente Hugo Chávez para persuadir a los gobiernos de México, Colombia, Perú, Costa Rica, Chile, de su histórica necesidad y de que no sería un organismo al servicio de las políticas de los países más avanzados de la época, como la propia Venezuela, Brasil y Argentina, y menos aún de Cuba.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar

Correos del Sur Nº68

 

Descargar