Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Diosdado y el cartel de drogas más extraño del mundo

La narrativa detrás del muy afamado "Cartel de los Soles", además de ser bien ruidosa, es también bastante particular. Está repleta de tiros por elevación en lo político y evidentes inconsistencias.

Ahora el "Cartel de los Soles" aparecerá en una telenovela. Franklin Virgüez, actor venezolano radicado en Miami, aparecerá como un general venezolano llamado "Diosdado Carreño Arias", en alusión al presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Diosdado Cabello, y a otros militares cercanos a Chávez: Pedro Carreño y Francisco Arias Cardenas.  

The Wall Street Journal y el diario ABC de España han dirigido todas sus baterías contra Diosdado Cabello, acusándolo de ser el gran capo de una organización internacional del narcotráfico, de tamaño intercontinental, basados en testimonios de testigos protegidos, prófugos de la justicia venezolana, como Leamsy Salazar y Rafael Isea, éste último acusado del más grande de los desfalcos en divisas conocido en la historia venezolana mientras fue ministro en la cartera de Finanzas.

Pese a tener ya su aparición en telenovelas y la supuesta dirección de uno de los políticos más importantes en un país caribeño, la repentina fama del "Cartel de los Soles" es inédita, es bastante particular. Este es, quizás, el único cartel de drogas que ha "existido" casi de manera alegórica, inventado en los medios, en laboratorios de inteligencia, sin que la realidad y el hecho policial en la lucha internacional contra los narcóticos haya dado cuenta de la existencia de la referida "organización dirigida por Diosdado Cabello".

El cartel de drogas más particular del mundo

El "Cartel de los Soles" es llamado así por, supuestamente, estar dirigido por generales venezolanos. Es el sol la marca que distingue a los militares bolivarianos en sus charreteras. Asociando al Gobierno venezolano con una supuesta mafia criminal internacional, según la mediática y los funcionarios gringos detrás de la jugada de laboratorio, ésta sería una organización de drogas bien particular.

Narcogobierno: Pese a las demostradas asociaciones que gobiernos de Colombia y México han tenido con el narcotráfico, es precisamente el Gobierno venezolano el más insurrecto a la política gringa en Sudamérica el que es acusado de tener en su Gobierno a un afamado narcotraficante. Mientras los gobiernos de Colombia y México son considerados como aliados estratégicos de EEUU, el Gobierno venezolano y la nación entera han sido calificados como "amenaza" a la seguridad de EEUU siendo el tema del narcotráfico uno de los bemoles más sobresalientes en una abierta campaña de criminalización contra Venezuela.

Fue Álvaro Uribe Vélez quien figuraba, en una lista elaborada por Estados Unidos a mediados de los '90, como uno de los narcotraficantes más peligrosos de América Latina, el número 82. En la misma lista, justo tres números antes, en el puesto 79, también aparecía el famoso narcotraficante Pablo Escobar. Uribe fue sacado de esa lista cuando emprendió camino a la presidencia colombiana y es, quizás, el único político notable que apareció en una lista de la DEA para luego desaparecer de ella de manera inexplicable. Diosdado Cabello es, hoy, el único llamado por los medios "jefe narcotraficante" que no aparece en una lista emanada de la DEA. Ni siquiera el Gobierno gringo lo ha calificado, todavía, como narcotraficante.

Destruir la "merca": El "Cartel de los Soles" es quizá el más raro cartel de drogas manejado por militares. De hecho, se le podría considerar un cartel idiota. El ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino López, ha declarado que las rutas de narcotráfico aéreo que han atravesado el cielo venezolano han disminuido drásticamente luego de que, desde 2012, más de 90 narconaves han sido interceptadas. Han sido derribadas, o neutralizadas en tierra, mediante ataques artillados una vez que son obligadas a aterrizar. Son los militares venezolanos los que detienen los narcovuelos y decomisan la mercancía, mientras que en la mediática internacional se dice que son ellos los que despachan los vuelos de narcoaviones.

Una panela que no es de papelón: El afamado "Cartel de los Soles", de ser una organización criminal real y no una invención de laboratorio de guerra sucia, sería la única organización de drogas en el mundo que no patenta su mercancía. Es un hecho demostrado por todos los cuerpos policiales del continente que cualquier decomiso grande de drogas, cualquier decomiso de, por ejemplo, una panela de cocaína, viene identificado con el sello de la organización o grupo al cual pertenece. Todos los servicios antidrogas del continente pueden constatar eso. Los carteles colombianos y mexicanos, especialmente estos últimos que hoy controlan casi el 70% del ingreso de narcóticos al mayor consumidor del mundo, es decir EEUU, históricamente han identificado su "mercancía". Los carteles de Juarez, Sinaloa, del Golfo (México), Los Zetas, El Cartel de Cali, el Cartel de la Costa (Colombia), absolutamente todos han tenido su imprenta de origen. Es parte de la mercadotecnia siniestra del crimen.

No hay hoy una sola evidencia, ni un solo hallazgo, que dé cuenta del decomiso de una panela de cocaína en alguna parte del continente que tenga el sello del "Cartel de los Soles". De hecho, no hay fuentes confirmadas de la existencia del logo de la supuesta organización. Si el "Cartel de los Soles" tiene "una consolidada ruta de tránsito de drogas por el Caribe rumbo a EEUU", su mercancía es, entonces, invisible, fantasmal, imposible de capturar. Sería la mercancía más escurridiza, la cual nunca se ha hallado pese a satélites, patrullajes y decenas de departamentos antidrogas desplegados en el Caribe. Prácticamente nos dicen que el "cartel de Diosdado" es la más efectiva y eficiente organización narcotraficante del mundo, tan poderosa que no le decomisan nada nunca, cosa que no podrían decir los jefes de los carteles mexicanos.

El cartel de los ositos cariñosos: Colombia y México han vivido la cruenta guerra de los carteles de droga. Países como Jamaica han vivido conatos de guerra civil dado el enfrentamiento de mafias por el control de la droga. Esto evidencia que la realidad detrás del mundo criminal es dura, sangrienta y espantosa. La criminalidad en Venezuela tiene muchos componentes, pero algo que nunca se ha visto en el país, es el asesinato, digamos, de un grupo de personas por ajuste de cuentas con el "Cartel de los Soles".

No hay un solo caso dado a conocer que dé cuenta de un enfrentamiento entre fuerzas criminales de vieja data con el insurgente "cartel de Diosdado". No hay, como en México, personas decapitadas. No hay, como en Colombia, un solo collar bomba. No hay un solo hallazgo que evidencie la existencia de una organización criminal con el poder de doblegar a la sociedad venezolana y someterla a un estado de sitio, como sí se ha visto en Colombia y México.

Dicho de otra forma, el "Cartel de los Soles" sería el cartel de los ositos cariñosos. No hay un solo muerto que se les pueda endosar. Sería la organización mafiosa más pacífica del mundo.

Narcomilitares: Si el narcotráfico a manos de militares venezolanos tiene una ruta de suministro de drogas por el Caribe y hacia EEUU, lo lógico sería que se reeditara la metodología desarrollada por los militares gringos que, durante Vietnam y luego de la guerra, llevaron drogas opiosas desde Asia a EEUU en los mismos aviones que ayudaban en la logística de la guerra, y luego de ella. Hecho que quedó demostrado policialmente cuando cayó Frank Lukas, un verdadero narco gringo quien ingresaba droga desde Tailandia a EEUU con socios en el ejército gringo.  

Hasta la fecha no hemos sabido de situaciones en años recientes que den cuenta de algún barco o avión de las Fanb involucrado en un traslado de drogas en el Caribe hacia EEUU. No hay un solo decomiso que certifique tal cosa. Parece que el "Cartel de los Soles" sería la única organización criminal-militar que no usa sus capacidades logísticas que le permitirían encubrir su actividad. Vínculos entre miembros de las fuerzas armadas mexicanas y los carteles de droga han sido demostrados cuando activos de dichas fuerzas han sido encontrados en tráfico de drogas. Eso no pasa con el "Cartel de los Soles".

Testigos chimbos: De acuerdo a lo señalado por la revista Veja de Brasil, en el presente existen venezolanos declarando en Estados Unidos contra Diosdado Cabello y refiriéndose a la existencia del cartel de drogas más extraño del mundo. Todos son prófugos de la justicia venezolana. Estos personajes son:

El exmagistrado Luis Velásquez Alvaray, quien fue acusado de enriquecerse con la edificación de la Ciudad Lebrún. Éste consiguió entrar a EEUU y colabora con la DEA.

Por otro lado, el militar retirado, exmagistrado Eladio Aponte, siendo destituido por la Asamblea Nacional por su relación con el narcotraficante Walid Makled. Se le seguía un procedimiento por remitir un documento que identificaba a Makled como su asistente cuando profesaba como profesional de la Fiscalía General Militar de la República. En este orden de ideas, para el año 2012 en una nota de la agencia Reuters indicaba que el exjuez estaba "cooperando con una unidad de élite de la agencia antinarcóticos de Estados Unidos concentrada en la búsqueda de los principales traficantes internacionales, según fuentes familiarizadas con el caso".

De igual manera, la Fiscalía de la República le solicitó a Interpol la detención del exministro y exgobernador Rafael Isea, acusado de ejecutar hechos de corrupción y desfalco de divisas. En septiembre de 2013 el diario Nuevo Herald de Miami informó que Isea entró a Washington a través de un avión de la DEA, desde República Dominicana. También figura el exescolta del Comandante Hugo Chávez, Leamsy Salazar. Versiones de diarios alegan que pactó con la DEA para dar a conocer supuestos enlaces de acciones ilegales de funcionarios del Gobierno venezolano específicamente en materia de narcotráfico.

Vale la pena decir que es típico que sean paramilitares, narcotraficantes y afamados mafiosos quienes normalmente sean testigos acusadores al servicio de la DEA y de los órganos gringos de seguridad, cuando de investigaciones de carteles de droga se trata. Por habitual que parezca, el hecho de que el Gobierno gringo base sus investigaciones en lo señalado por personas poco confiables, cierto es que en el caso contra Diosdado Cabello ninguno de los testigos es paramilitar o narcotraficante. NInguno de estos testigos venezolanos es narco. Esto hace al "Cartel de los Soles" más especial todavía. Se trata del único cartel de drogas del mundo al cual se le investiga con base a acusaciones de exfuncionarios corruptos prófugos de la justicia, no de narcos, capos y entendidos en la materia. 

Nadie conoce a Diosdado: si Diosdado fuera capo, sería un extraño narcotraficante. Ningún jefe de algún cartel de renombre internacional lo conoce, ninguno tiene alguna foto con él, ni menciona alguna asociación con él. De hecho, ni siquiera han mencionado su nombre como suelen hacerlo con respecto a su "competencia". Ningún capo tras las rejas lo acusa. Ningún capo lo ha declarado (como suele pasar en ese mundo) como enemigo. Ningún capo lo conoce. Cierto es, también, que en la búsqueda de beneficios procesales los capos tras las rejas pueden volverse contadores de historietas. Nada ha de extrañarnos si en algún momento sale el nombre del supuesto capo más extraño del mundo.

La mesa está servida

Para la mediática politiquera y mafiosa de la derecha, la mesa está servida al mejor estilo de la película Scarface (Caracortada, con Al Pacino). La mesa está repleta de blanca cocaína informativa que pone en estado frenético al que la consume, en el contexto de una campaña política triangulada desde EEUU, pasando por Madrid y hasta Caracas.

España redobla su campaña con fuerza en el preámbulo de sus elecciones municipales caracterizada por la avidez de la preservación de espacios por la derecha. En Venezuela los medios intentan hacer picadillo a Diosdado colocando un enorme bodrio en la mesa, pasando la página informativa al estrepitoso fracaso electoral opositor de las "falsarias" opositoras. La mediática imprime su titular: "¡El show debe continuar!". Y como sucede en toda guerra, más todavía, en las guerras políticas e informativas, quieren asesinar a la verdad. La injuria es reutilizada como desgastado instrumento de la pseudopolítica.

Fuente: Misión Verdad

Postales para NO OLVIDAR

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº141

 

Descargar

 

Resumen Latinoamericano: Noviembre

 

Descargar

 

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015