Todo aquel sedimento semántico, que se expande en una comunidad, debe ser analizado tanto por sus efectos como por sus orígenes. Ninguna “comunidad de sentido” es ajena a la Historia ni a las tensiones económicas y de clase que le dan origen. Cierto “sentido común” acepta, sin chistar, que nada de los que nos ocurre, bajo el capitalismo, sería posible si lográsemos la unidad de los oprimidos y, sin embargo, no parece tener tanto“consenso” como el que imponen las operaciones mediáticas de odio contra Cuba, Bolivia, Venezuela… y contra todo cuanto suene a emancipación social. Nadie objeta, desde el “sentido común”, que una “buena vida” es posible (por ejemplo: alimentación inteligente, salud socializada, vivienda sin miedos, trabajo digno y felicidad colectiva) y sin embargo no hemos logrado afianzarlo como determinación política sin retorno. Paradójicamente suele dominar la idea de que los derechos sociales pueden ser subordinados por el “derecho” de unos cuantos a vivir oprimiendo a las mayorías. Reina el “sinsentido” de la lógica dominante. 

Necesitamos avanzar cada vez más en construir verdaderamente un modelo de prensa socialista, genuinamente participativo, atractivo, humanista, ético, analítico, veraz; para sostener una práctica de comunicación social que propicie el diálogo creador y la participación ciudadana consciente en la vida política, económica y social del país; ello sólo posible en una sociedad que renueve su apuesta y lucha por los más altos grados de participación, diálogo social, humanismo, dignidad, ética y civismo.

El pueblo nicaragüense, que sufrió de primera mano los efectos del golpismo criminal, la tiene clara. Para entenderlo solo basta ver las tomas aéreas del último Repliegue a Masaya, o andar por las calles de cualquier población del país. "Queremos trabajo y paz" y "No pudieron ni podrán" es el clamor nacional donde sea que uno pregunte.

 

El escándalo no abandona a las infames y mal llamadas Radio y TV Martí. El más reciente, las pruebas ahora reveladas de manipulación informativa en la cobertura noticiosa de los sucesos en Nicaragua el año pasado, cuando el fallido intento de Golpe de Estado. Los autores fueron el reportero Tomás N. Regalado y el camarógrafo Rodolfo Hernández. El primero es nada más y nada menos que el hijo del Director de ambos medios anticubanos.

Toda organización política (y, por lo tanto, toda organización) debe tener en su “agenda” la problemática histórica actual en materia de Cultura y Comunicación. No es mucho pedir y no hay escapatorias. Ya tuvimos tiempo de sobra para aprender que, entre todas las batallas que la humanidad libra hacia su emancipación, los “territorios” de la Cultura y la Comunicación han sido especialmente colonizados y mayormente plagados con derrotas muy severas. 

Frases

"Creo en los poderes creadores del pueblo"
          Aquiles Nazoa

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº101

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  2. Julio 2019.

 

Descargar