Resulta frecuente hallar en libros y/o artículos que abordan el tema del ataque al acervo cultural de una nación la alusión a los regímenes autoritarios nazi-fascistas del siglo XX, como el encabezado por Hitler en Alemania o el de Jorge Rafael Videla en Argentina. Sin embargo, poco o nada se dice de otro gobierno de facto argentino (1955-1958), que no escatimó guiños complacientes a los "civilizados" de turno para que ocasionaran atropellos de dispar naturaleza al gobierno democrático depuesto.