El ministro de Cultura venezolano Ernesto Villegas ha estado llamando la atención sobre el empleo por la oposición antichavista de símbolos yanquis en marchas y manifestaciones. La bandera de EE. UU., efigies del Tío Sam, réplicas de la Estatua de la Libertad y hasta personajes de la industria del entretenimiento han desfilado para protestar contra el gobierno legítimo del Presidente Maduro, apoyar a Guaidó y hacerles el juego a los yanquis.

“Cree el ladrón que todo el mundo es de su misma condición”, reza un viejo refrán español, que hoy parece dicho a la medida de quienes insisten en la burda mentira de la injerencia cubana en Venezuela, en la presencia de decenas de miles de militares, se han atrevido a nombrar personas sin una elemental búsqueda de información, que los dejaría descolocados y hasta piden cesar las relaciones económicas bilaterales.

Acompañado de cultores, artistas, poetas, cantantes y cineastas, el ministro del Poder Popular para la Cultura, Ernesto Villegas, desde los espacios abiertos del Teatro Teresa Carreño, aseguró que el concierto a realizarse el próximo 22 y 23 de febrero en el puente Simón Bolívar del estado Táchira, se realiza con la finalidad de defender nuestra identidad cultural. Además extendió la convocatoria para que en todos los rincones del mundo, se haga un video de 30 segundos, uno o dos minutos, en apoyo y solidaridad con el pueblo venezolano en contra de la intervención extranjera.

La Revolución Cubana, esa que sigue siendo el mayor desafío al imperialismo estadounidense y que está a pocos días de cumplir 60 dignos y orgullosos años, ha ido desarrollando a través del tiempo muchas encomiable virtudes que la mayoría de los países del mundo no poseen. Entre todas, una de ellas no menos importante es la de afianzar el amor de su pueblo por todo lo que signifique cultura con mayúsculas. En las peores circunstancias económicas vividas en años pasados, en un país en el que el bloqueo se percibe en todos sus aspectos cotidianos, a la solución de las necesidades básicas siempre se le ha agregado la defensa de la educación y todo lo que de ella deviene: el amor por la lectura y el cultivo de todas las actividades artísticas que esta conlleva.

Imaginemos una dictadura en la que el malvado dictador cree una Feria Internacional del  Libro,  como centro de tortura y que como estrategia de su tiranía también funde una editorial que abra espacios a los marginados no solo de su país, sino del mundo. ¡Qué malvado ese dictador promoviendo la lectura como forma de exterminio masivo!

Frases

"Escuchad mi última voz... Os pido... Os ruego, que permanezcan unidos para que no seáis los asesinos de la patria y vuestros propios verdugos..."
          Simón Bolívar

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº96

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar