El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, favorito para vencer las presidenciales de octubre iniciará este lunes, con un encuentro con José Mujica en la frontera, una nueva gira por diferentes ciudades de Brasil.

Lula parará en Bagé y en Santana do Livramento, en la frontera con Uruguay, para participar, hoy, en un evento junto al expresidente uruguayo. El ex presidente de Ecuador Rafael Correa también formará parte de este encuentro. Los ex presidentes analizarán la actual coyuntura latinoamericano y otros temas, como el asesinato de líderes sociales y sindicales.

Lula recorrerá en los próximos diez días 17 ciudades de los tres estados del sur de Brasil para conversar con la población sobre sus necesidades de cara a las elecciones de octubre próximo, informó ayer el Partido de los Trabajadores (PT) en las redes sociales.

Pese a que está legalmente impedido de hacer proselitismo hasta junio próximo, esta es la cuarta gira que el ex mandatario realiza en los últimos meses, tras las que hizo en agosto por ciudades del empobrecido nordeste de Brasil, la de octubre por el estado de Minas Gerais y la de diciembre por Río de Janeiro y Espíritu Santo.

El nuevo recorrido comienza por Santana do Livramento, ciudad brasileña en la frontera con Uruguay y en donde el popular líder brasileño tendrá un encuentro con su amigo Pepe Mujica. De acuerdo con el PT ambos realizarán en una plaza de Santana do Livramento una “conversación pública” en la que analizarán la actual coyuntura latinoamericana, especialmente el avance de gobiernos neoliberales en países antes gobernados por la izquierda.

Según los organizadores, Lula y Mujica también abordarán en su encuentro asuntos específicos de Brasil, como la intervención militar en la seguridad del estado de Río de Janeiro decretada hace un mes por el Gobierno de Michel Temer y el asesinato de líderes sociales y sindicales, como el de la concejala y activista Marielle Franco. La gira de Lula proseguirá hasta el 28 de marzo, cuando terminará con un acto político en Curitiba, la ciudad en donde un juez de primera instancia condenó al expresidente por corrupción y en donde puede purgar su pena en caso de que sea detenido.

En los últimos días tanto el ex jefe de Estado como los dirigentes del PT han admitido que el encarcelamiento puede producirse a comienzos de abril, cuando la Sala Octava del Tribunal Regional de la Cuarta Región tiene previsto reunirse para analizar el último recurso al que tiene derecho Lula en segunda instancia.

Este tribunal fue el que confirmó en enero pasado la condena que le había sido impuesta en primera instancia al histórico líder sindical y elevó la pena de ocho a doce años.

La legislación brasileña prevé el encarcelamiento de un condenado por un tribunal colegiado cuando ya no cuente con más posibilidades de recurrir en segunda instancia.

La ley también inhabilita a un condenado en segunda instancia, por lo que Lula puede ser impedido de inscribir su candidatura.

El PT, la mayor formación de izquierda de América Latina, ha dicho que insistirá en la candidatura hasta última instancia y que llevará el caso hasta la Corte Suprema debido a que lo considera inocente y no pretende apostar en ningún otro candidato.

Pese a su condena, a los otros seis procesos que enfrenta y al inminente encarcelamiento, Lula lidera con gran ventaja todos los sondeos de intención de voto para las presidenciales.

El exmandatario ha aprovechado las giras que ha realizado en los últimos meses para defender su inocencia y describirse como víctima de una persecución política de grupos de poder que buscan impedirle que gobierne nuevamente Brasil.

En el nuevo recorrido en autobús que comienza hoy en la frontera con Uruguay, pasará por nueve ciudades de Río Grande do Sul, el estado más meridional de Brasil y también fronterizo con Argentina; cuatro del estado de Santa Catarina y otras cuatro del estado de Paraná.

“Están mintiendo”

“Estoy pronto para ir preso”, dice Lula en un libro, que saldrá próximamente, que es resultado de tres extensas entrevistas realizadas en febrero. “No voy a salir de Brasil, no me voy a esconder en una embajada, no voy a huir. Voy a estar en mi casa, llegando a casa entre las ocho y las nueve de la noche, yéndome a dormir a eso de las diez y levantándome a las cinco de la mañana para hacer gimnasia”, agrega.

Considera que “quizás” huiría si hubiese “cometido un error” o “un crimen” como aquellos de los que se lo acusa, pero no lo hará porque tiene “plena conciencia” de su inocencia. “Sé que es difícil que ellos acepten que un metalúrgico les diga que están mintiendo, pero están mintiendo”.

 

       

Fuente: Nodal

Frases

"Cuando un pueblo despierta, se llena de coraje y decide ser libre, jamás podrá ser derrocado"

Hugo Chávez Frias

Correos del Sur Nº77

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar