Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Luis Almagro otra vez hizo de las suyas en el autogolpe de Guatemala

Por Andrés Gaudin

Con niveles de pobreza y desnutrición del 70 %, el presidente Giammattei se apoyó en la OEA para sumar poder, frenar las protestas y, encima, aplicar mayor ajuste.

El ultraconservador Alejandro Giammattei llevaba sólo diez meses en la Presidencia de Guatemala cuando en las dos últimas semanas empezó a delinearse su pronta salida, por las buenas o por las malas, planificada por él mismo para quedarse en el cargo mediante un autogolpe de Estado o ignominiosamente echado por un pueblo al que ha estafado desde todos los ángulos. Sea como sea, sin embargo, todo parece indicar que seguirá siendo el presidente. Presidente de facto, claro. En el primer caso, porque el drama montado con participación de la OEA fue preparado justamente para eso, para legalizar la intervención del organismo dirigido por Luis Almagro. En el segundo caso será un mandamás repudiado pero sostenido por el establishment, principal beneficiario del fraudulento Presupuesto de Gastos de la Nación que estos días ha estado planeando por sobre la crisis.

Se sabía que el Presupuesto votado el 18 de noviembre era rechazado por el grueso de la gente, a la que además de Giammattei estafaron sus propios líderes políticos, subastados a cambio de prebendas tales como la concesión de créditos blandos para la compra de automóviles. El Presupuesto de 12.900 millones de dólares supera en 25% al que rigió en los últimos cuatro años, pero no es eso lo que desató la ira popular. El rechazo vino porque en la norma no se priorizó el combate a la pobreza (69,3% de los 17 millones de habitantes), ni se implantó un programa contra la desnutrición (71,1%). Vino porque se congelaron los gastos en educación y salud en momentos que la pandemia ya se llevó 4000 vidas y los contagiados superan las 120 mil personas. Y porque privilegia la obra pública, algo que sólo beneficia al establishment.

Según el sociólogo Sergio Rosales, del Ministerio de Desarrollo, más de seis de cada diez guatemaltecos “son multidimensionalmente pobres, carecen de al menos cinco indicadores derivados de las áreas de salud y seguridad alimentaria y nutricional, educación, empleo, vivienda y servicios básicos”. Cifras oficiales indican que un promedio de 300 personas por día aspiran a ingresar a Estados Unidos como indocumentadas. La Unicef, programa de Naciones Unidas para la atención de la niñez, redondea un cuadro desolador. “Las desigualdades son extremas –dice–, condenan a la mayoría de la infancia a una vida limitada por los efectos de la malnutrición. El aumento de la desnutrición en los menores de cinco años –agrega– es alarmante.  Los índices más altos se encuentran entre los niños indígenas y en algunas regiones de origen maya (la etnia dominante) llega al 80%. Una dieta basada en tortillas de maíz –concluye– causa daños con efectos permanentes”.

Ante este cuadro de descomposición social, el presidente y 116 de los 160 diputados del Congreso unicameral animan otro cuadro de descomposición. En el Presupuesto fijaron una partida de 65 mil dólares para las comidas de los legisladores en el hemiciclo (406,25 dólares por cada uno) y otra de 18 mil dólares mensuales para el catering de la casa de gobierno. El año pasado, al final de su mandato, el pastor evangélico Jimmy Morales, el predecesor de Giammattei, expulsó a la Comisión Internacional contra la Impunidad de Guatemala, un cuerpo solidario que actuó durante doce años y sumó los mejores juicios. Durante su campaña, Giammattei prometió reabrirle las puertas. No lo hizo. Al irse, la Comisión hizo la última evaluación. Bajo el título “Guatemala, país capturado”, denunció que “el Estado fue cooptado por quienes buscan perpetuar la corrupción y la impunidad”.

Cuando las voces de la calle, en todo el país, se volvieron ensordecedoras, el vicepresidente Guillermo Castillo llamó a una conferencia de prensa con el único objetivo de pedirle a Giammattei que ambos renunciaran al unísono, en un mismo acto, para evitar las sospechas de un golpe de Estado. El presidente rechazó el convite y, en cambio, se encomendó a Almagro pidiéndole que la OEA bendijera un autogolpe disfrazado como un valeroso acto de defensa de la democracia. Un día después, mientras ante una de las fachadas del Congreso miles de personas protestaban, en la fachada opuesta, y con complicidad policial, un pequeño grupo de encapuchados entraba al edificio y provocaba varios y espectaculares focos de incendio que no pasaron a mayores pero llevaron, horas después, a que los diputados desandaran el camino y anularan el presupuesto de la deshonra.

Los guatemaltecos de la diáspora escriben donde pueden, y donde pueden se hacen oír a nombre de su gente. Descreen de todo lo que pueda decir Giammattei. “No tiene ni ética ni moral ni decencia ni nada”, dijo uno de ellos al diario Reforma, de México. Y esbozó una breve pero elocuente descripción del presidente: “Es un ser venal, de ultraderecha, defensor de la libre empresa, conservador en términos ético-sociales (contrario al derecho al aborto, al matrimonio igualitario y a la despenalización de las drogas). Y, como si fuera poco, es partidario de la pena de muerte y refrendó el acuerdo que Jimmy Morales firmó con Donald Trump, que convierte a Guatemala en una especie de reservorio del Triángulo Norte de Centroamérica, al obligar a Guatemala a recibir en asilo a los hondureños y salvadoreños expulsados de Estados Unidos”.

 

_____

Fuente: Tiempo Argentino

Postales para NO OLVIDAR

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº141

 

Descargar

 

Resumen Latinoamericano: Noviembre

 

Descargar

 

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015