La presencia militar estadounidense en Panamá, como parte del programa ‘Nuevos Horizontes’, se encuentra en violación de un conjunto de normas constitucionales y del derecho internacional en el país centroamericano, y atenta contra el llamado a la paz en América Latina.

Según explica el analista internacional Julio Yao, la presencia militar estadounidense en Panamá se encuentra respaldada en los acuerdos Arias-Calderón-Hinton de 1991 y Salas-Becker de 2002, este último violatorio de la Constitución Nacional al no haber sido ratificado por el parlamento panameño.

Estos acuerdos permiten el ingreso a Panamá de funcionarios, equipamiento y vehículos de 16 agencias federales de Estados Unidos, con beneficios incluidos.

Además explica que no hay manera de tener presencia militar extranjera en el país, sin violar el Tratado de Neutralidad del Canal.

Ante este cúmulo de transgresiones, los movimientos sociales han sido claros en su rechazo a los 415 agentes de las Fuerzas Armadas norteamericanas que estarían en Panamá entre los meses de enero y junio de 2018.

 

       

Fuente: HispanTv

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº73

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar