Asesinados a mansalva, cayeron más de 60 palestinos en Gaza mientras Occidente murmura las mismas declaraciones respecto a los derechos humanos, no con el mismo volumen que en otros contextos como Venezuela. Ningún gobierno habla de "crisis humanitaria" ni amenaza con intervención internacional.

La nueva (pero permanente) masacre en Gaza

Decenas de miles de personas se manifestaron el lunes en los territorios ocupados por Israel para protestar contra los 70 años de expulsión y despojo masivo por parte del Estado israelí, que se ha negado a enmendar o poner fin a un régimen opresivo que ha forzado a la mayoría de los palestinos a convertirse en refugiados y negado el derecho a regresar a sus hogares. Más de 700 mil personas se vieron desplazadas de sus hogares y más de 500 aldeas y localidades fueron destruidas en Palestina desde 1948.

Los palestinos desarmados se han concentrado en Gaza todos los viernes desde finales de marzo en la llamada "Marcha del Gran Retorno", específicamente en la valla perimetral que alberga a 2 millones de palestinos, enfrentando a una lluvia de munición real, balas de goma y gas lacrimógeno. Ya habían sido asesinadas docenas de personas y cientos más mutilados, incluidos niños.

El pasado lunes se llevó a cabo el traslado de la embajada estadounidense a Jerusalén (Al Quds), una ciudad bajo ocupación beligerante por parte de Israel. Esta decisión, que fue rechazada en su momento por 128 de los 193 países miembros de la ONU, ha indignado a la población palestina y aumentado la sensación de desposesión por parte de Occidente. La orden emanada por la administración Trump y encabezada por su secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, ha agudizado la inestabilidad en el Medio Oriente.

La población que protestaba fue atacada a disparos por las fuerzas de la ocupación israelí, el saldo con más de 60 manifestantes palestinos asesinados a mansalva, entre ellos siete niños menores de 18 años. Más de 2 mil 700 manifestantes resultaron heridos en el día más violento de las últimas seis semanas. Entre los heridos el lunes se encuentran 203 niños y 78 mujeres, según el Ministerio de Salud palestino.

Muros, vallas y control extremo: un apartheid estructurado

Durante más de un mes, Israel ha estado haciendo lobby y propaganda para manejar las percepciones occidentales de las protestas y de su respuesta, así desprestigian las razones de la protesta palestina. Han argumentado la carencia de derechos de los manifestantes y justificaron un supuesto derecho de sus francotiradores a dispararles ante el tribunal superior del país, aun cuando no se enfrenten a ningún peligro. Esto mientras responsabilizan de la violencia al movimiento Hamás.

"No te acerques a la valla y no participes en el espectáculo de Hamás, que te pone en peligro", decían panfletos lanzados en Gaza por aviones de la fuerza aérea israelí el domingo por la noche, sin embargo la gran mayoría de los manifestantes de Gaza han sido pacíficos y no han intentado romper la valla.

Israel alega que Hamás se ha aprovechado de las protestas de esta semana en Gaza para animar a los palestinos a asaltar la valla, intentar cruzar una "frontera" y "entrar" ilegalmente en Israel, sin embargo, lo cierto es que no hay frontera porque no hay Estado palestino. Israel se ha asegurado de que los palestinos vivan bajo la ocupación y controla todos los aspectos de sus vidas. En Gaza, incluso el aire y el mar son dominio de Israel.

Reacciones internacionales en tono de murmullo

Muchos estadounidenses y europeos, preocupados por la afluencia de "inmigrantes económicos" a sus propios países, simpatizan con las acciones de Israel, de allí que no se aprecien marchas ni banderitas de Palestina en las redes sociales.

Aun cuando el derecho de los refugiados palestinos a regresar a sus antiguas tierras (ahora bajo dominio de Israel) está reconocido en las resoluciones de la ONU, el Estado sionista ha diseminado una contranarrativa que ha ido calando en el imaginario occidental a través de sus más poderosos cañones: las corporaciones mediáticas globales.

Sin embargo Sudáfrica, Turquía e Irlanda decidieron el retiro de sus embajadores en la ciudad israelí de Tel Aviv tras la masacre de este lunes, asimismo solicitaron a las Fuerzas de Defensa israelíes a detener las acciones "destructivas en territorios palestinos". El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, expulsó a los embajadores en Israel y EEUU.

La jefa diplomática de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, pidió "a todas las partes" la máxima moderación para evitar más pérdidas de vidas, mientras que gobiernos como el de Francia, Reino Unido y Alemania se manifestaron contra el traslado de la embajada. Además pidieron "investigación independiente", calma, control y moderación. En ninguna de las reacciones se habló de "crisis humanitaria" ni se ha planteado una intervención internacional o cambio de régimen alguno.

Mientras el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, se dijo "especialmente preocupado" por la situación en Gaza, el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, Zeid Ra’ad Al Husein, manifestó que "los responsables de estas violaciones flagrantes de los derechos humanos tienen que rendir cuentas".

Gobiernos latinoamericanos como el de Panamá, Honduras, Paraguay, Perú y Guatemala, miembros activos del llamado Grupo de Lima que sostiene un plan injerencista contra Venezuela, asistieron a la inauguración de la sede diplomática estadounidense en Jerusalén.

Dobles raseros por doquier

La práctica del doble rasero queda evidenciada en el caso de la masacre que continúa en Gaza. Los distintos gobiernos han reaccionado con una indignación que, como es costumbre, se enfriará con los días. El lobby y las influencias políticas han relativizado severamente el derecho internacional y la defensa de los derechos humanos que tanto proclaman gobiernos europeos y el de EEUU.

La mayoría de la población actual de Gaza desciende de refugiados que fueron desplazados en 1948 y que hoy viven encerrados como ganado, Israel no sólo ha negado a los palestinos el derecho a un Estado sino que ha dividido sus territorios en guetos y, en el caso de Gaza, los ha bloqueado durante 12 años. Ningún organismo multilateral ni potencia global occidental habla de "catástrofe humanitaria".

Por otro lado, las ejecuciones de las últimas semanas, realizadas por el ejército israelí en una supuesta legítima defensa, pretenden disuadir a los palestinos de exigir sus derechos. No hay defensa de fronteras por parte de Israel sino la preservación de los muros de las jaulas que ha construido para consolidar el continuo robo de tierras palestinas y preservar el privilegio del Estado dominado por el sionismo más beligerante.

Otro caso de doble rasero es que, durante muchos años, las potencias occidentales han condenado el uso de la violencia por parte de los palestinos y han atacado a Hamás por lanzar cohetes desde Gaza. Sin embargo, en el caso de la "Marcha del Gran Retorno", donde no hay cohetes ni fuego, se les critica por "traspasar la frontera" y amenazar la seguridad de Israel. El gobierno del Reino Unido manifestó inquietud por la presunta injerencia de "elementos extremistas que pueden estar tratando de secuestrar las protestas pacíficas para sus propios objetivos".

Por su parte, el gobierno de EEUU, en voz de su embajadora ante el Consejo de Seguridad de la ONU, Nikki Haley, defendió la violencia del ejército israelí contra los manifestantes, asimismo defendió la decisión de mudar la embajada en Israel y la violación de la resolución de este organismo que declara a esta ciudad como una dos Estados.

"Aquellos que sugieren que la violencia en Gaza tiene algo que ver con el emplazamiento de la embajada de Estados Unidos están sumamente equivocados", dijo Haley, al tiempo que justificó la violencia utilizada por Israel contra los palestinos.

"¿Quién entre nosotros aceptaría este tipo de actividad en su frontera? Ningún país en esta sala actuaría con más contención que Israel", sostuvo la misma diplomática que pidió condenas y sanciones al Gobierno venezolano por contener la violencia del antichavismo durante las guarimbas de 2017, en las que fueron quemadas personas por parecer chavistas y se utilizaron armas no convencionales (morteros y explosivos de gran impacto) contra los cuerpos de seguridad.

 

       

Fuente: Misión Verdad

Frases

"Cuando un pueblo despierta, se llena de coraje y decide ser libre, jamás podrá ser derrocado"

Hugo Chávez Frias

Correos del Sur Nº76

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar