El fiscal jefe del Tribunal Superior de Cataluña ha comunicado a los Mossos y a los responsables de la Policía y la Guardia Civil en la comunidad autónoma que el control de la seguridad sobre todo lo relacionado con el referéndum pasa a manos del Ministerio de Interior. 

Será el secretario de Estado de Seguridad el que tome el mando de todas las operaciones policiales " ante la evidencia de que es preciso reforzar el dispositivo de prevención del delito y de mantenimiento del orden público, según una nota del Ministerio". 

Si bien el Ministerio argumenta que no se han retirado competencias a los Mossos y que se ha acordado sólo un "mecanismo de coordinación", las decisiones dependerán en primer lugar del Ministerio de Interior, en especial en caso de discrepancias entre los mandos de los distintos cuerpos policiales.

Con esta decisión política, transmitida a través de la Fiscalía, el Gobierno ha intervenido uno de los resortes más importantes del autogobierno catalán: el cuerpo policial de los Mossos d'Esquadra. Lo ha hecho sin ni siquiera aplicar el artículo 155 de la Constitución, que requeriría la formalidad de pedir autorización al Senado, sino mediante el artículo 38.2 de la ley orgánica de los cuerpos de seguridad del Estado.

Este artículo estipula las funciones de las policías autonómicas, pero deja abierta la posibilidad de que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado puedan intervenir "bien a requerimiento de las Autoridades de la Comunidad Autónoma, o bien por decisión propia" cuando "lo estimen necesario las Autoridades estatales competentes".

La decisión ha sido comunicada este sábado por el fiscal Romero de Tejada en una reunión a la que han asistido los máximos mandos de los tres cuerpos, según ha avanzado El Periódico. El pasado jueves ya había existido un encuentro similar, en el que el fiscal ya anunció estos planes. El conseller del Interior, Joaquim Forn, alertó poco después de las intenciones del Estado.

En la reunión del jueves, según relató La Vanguardia, el mayor de los Mossos Josep Lluis Trapero se habría mostrado disconforme a que un teniente coronel de la Guardia Civil tomara el mando del cuerpo que dirige. Además habría pedido que la orden de intervención de la policía autonómica fuese entregada por escrito.

Según informa TV3, el mayor Trapero se ha opuesto a la decisión argumentando extralimitación, ya que a su entender el orden público en Catalunya está controlado. Además, según la televisión pública catalana, la Generalitat alega que la coordinación de los cuerpos policiales no es una competencia de la Fiscalía, sino que debería ser una decisión de la Junta de Seguridad de Catalunya.

 

 

Fuente: El Diario

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº41