Guaidó: EEUU sacrifica a su peón, entrevista al analista internacional José Negrón Valera

Recientemente han tenido lugar dos importantes revelaciones. Ninguna de ellas benefician a la oposición venezolana ni a la administración Trump. Su importancia radica en la línea que tradicionalmente han tenido estos medios con respecto a Venezuela, pero también por la relevancia en el cambio narrativo que ello implica y especialmente por las razones de fondo que lo origina.

El primer caso vino de la mano del tabloide estadounidense The New York Times (NYT). Mediante un trabajo de reconstrucción audiovisual demostraron que fueron los grupos violentos del antichavismo quienes quemaron los camiones de la mal llamada "ayuda humanitaria", que en los eventos correspondientes al 23 de febrero pasado, intentaban ingresar violentamente a Venezuela desde la frontera con Colombia. Según el artículo del NYT, citando a funcionarios de la Usaid, ese camión no contenía medicinas ni alimentos, como habían proyectado al momento del incidente. 

El segundo caso viene de la cadena CNN. Su corresponsalía en Colombia reveló informaciones exclusivas, incluyendo videos inéditos, sobre la planificación, el entrenamiento en Colombia y la ejecución del magnicidio frustrado con drones armados con bombas contra el Presidente venezolano, Nicolás Maduro, en agosto de 2018. En resumen, CNN reconoció lo que había sostenido el Estado venezolano al momento del mangicidio frustrado: Estados Unidos y Colombia sabían del antentado y prestaron apoyo a sus ejecutores. 

La publicación del NYT y CNN, a su vez, ha tenido un efecto adverso para el periodismo venezolano: ha socavado su credibilidad como profesionales de la información. 

Y basta recordar, por ejemplo, los titulares del medio Efecto Cocuyo tras estos eventos:

Ambos eventos habían contado, como ha sido usual, con el cuestionamiento a las versiones oficiales, y en muchas oportunidades tanto NYT como CNN, así como otras grandes corporaciones de la comunicación, han difundido las matrices que terminaron ocultando y distorsionando los detalles alrededor de estos eventos. En tal sentido, es necesario recordar cómo la misma CNN reseñó el intento de magnicidio. 

El desmontaje de las narrativas

Estos eventos fueron en su momento banalizados o presentados como "montajes" por diferentes actores políticos y comunicacionales del antichavismo dentro y fuera de Venezuela. Desde el secretario general de la OEA, Luis Almagro, hasta el asesor de seguridad nacional de Donald Trump, John Bolton, no se hicieron esperar estas afirmaciones. 

Específicamente en el caso del intento de magnicidio al Presidente, Bolton expresó que tal evento fue un "montaje" de Maduro y que emplearía como excusa para ejercer acciones arbitrarias contra dirigentes de la oposición venezolana. Por otro lado, diversos periodistas venezolanos, tanto en el intento de magnicidio, como en la quema de camiones en los puentes internacionales, fueron sumamente consecuentes y contribuyeron a la construcción de la narrativa adversa a las denuncias del Gobierno venezolano. 

Ahora, con el hecho de estos medios estadounidenses corroboren las denuncias realizadas por el Gobierno venezolano, quedan completamente descolocadas estas vocerías.

Venezuela polariza la política estadounidense

En definitiva no se puede hablar de un cambio de línea editorial que sea substancial por parte del NYT y CNN con respecto a Venezuela y la presidencia de Nicolás Maduro. No obstante, las recientes publicaciones de esos medios en cuestión sólo pueden ser explicadas mediante el teatro de operaciones de la política estadounidense. 

Esto significa que el tema de Venezuela está polarizando la política estadounidense como un insumo en las posiciones a favor y en contra de la figura de Donald Trump. En contexto, la política exterior estadounidense se ha concentrado en Venezuela como una forma de medir el "éxito o fracaso" de la política del Departamento de Estado y la gestión de la Casa Blanca en el frente latinoamericano, que en el caso de Venezuela, es altamente propagandizado en la opinión pública de ese país.

En su discurso sobre el estado de la nación de este año y así también en la Universidad de Florida, Donald Trump ha hecho extensiva la agresión inicialmente planteada contra Venezuela, ahora contra Cuba y Nicaragua, denominados por John Bolton como "la troika del mal" en el continente.

Por otro lado, la contraparte política más visible, en estos momentos, a la figura de Donald Trump, es el Senador Demócrata Bernie Sanders, favorito en estos momentos para ejercer la candidatura demócrata de cara a las presidenciales de 2020. Sanders en años anteriores se declaró "socialista" y en su discurso ante la nación de este año, Trump afirmó que "Estados Unidos nunca será socialista", intentando trasladar a la pre-campaña presidencial, la confrontación ideológica como vehículo y eje temático. Algo inédito en la política de ese país.

Para diversos medios estadounidenses, de línea imperialista, pero alineados al Partido Demócrata, las posiciones adversas a la actual gestión en la Casa Blanca no se han hecho esperar en todos los temas. Desde el, hasta ahora frustrado, muro fronterizo de Trump hasta el tema de la salida de Estados Unidos de los acuerdos sobre el cambio climático. En todos los ápices de la política interna, Trump está lidiando con señalamientos y traspiés a manos no solo de sus adversarios políticos, ahora también de sus adversarios en el entramado comunicacional.

La explicación de fondo a estos eventos yace en la pugna de élites que hoy rige a la política estadounidense desde el ascenso de Trump. Una pugna que ha confrontado intereses internos y en la propia mano de trump ha significado regresiones a los designios impuestos por el stablishment tradicional.

Así que las posiciones de estos medios sobre asuntos venezolanos, que han terminado legitimando y corrobarado como verdaderas las versiones del gobierno de Venezuela en estos temas clave, podrían entenderse como reacciones esencialmente coyunturales y como insumos a la aspiración de generar un revés en la política estadounidense favorable a los demócratas, en lo que es desde ya, una larga y caldeada precampaña presidencial, donde el tema venezolano es uno de los principales nudos críticos.

 

Guaidó: EEUU sacrifica a su peón, entrevista al analista internacional José Negrón Valera

A los efectos de los intereses de EEUU, Guaidó ya dio lo que tenía que dar y ahora cayó en desgracia. Los síntomas son cada vez más evidentes. Da la impresión de que Washington ya dio la contraorden: le soltaron la mano al autoproclamado y lo están echando a los lobos. El peón está siendo sacrificado.

Si bien el día 10 de marzo The New York Times desvelaba que quien incendió uno de los camiones de 'ayuda humanitaria' fue uno de los seguidores de Guaidó, y un día antes, Forbes se animaba a hablar de sabotaje en la red eléctrica venezolana, este jueves 14 le cayó la tercera gota china. "Detalles exclusivos del plan para asesinar a Maduro con drones en agosto", tituló la CNN un informe, donde también aparece Guaidó, quien al referirse al atentado manifiesta: "Creo que fue algo interno, armado por el gobierno. Termina haciéndolo lucir como víctima". Entonces, la CNN le aplicó el VAR.

Así, contra las tres mentiras al  hilo que lanzó Guaidó el día del intento de entrega de 'ayuda humanitaria' a Venezuela, su mentor hizo que sus principales medios le respondieran con tres verdades que lo dejan al borde del KO. Verdaderos golpes letales contra los delirios de poder del diputado venezolano instrumentalizado por Occidente.

El analista internacional José Negrón Valera opina en este sentido que "hay un movimiento de los medios que pertenecen al aparato mediático y corporativo militar–financiero de EEUU para apoyar de alguna manera, por lo menos en un nivel superficial, lo que es la verdad realmente del ataque y el asedio contra Venezuela".

Para Negrón Valera "la 'investigación' de CNN me parece que es un trabajo preparado para ocultar la verdadera responsabilidad que tienen los Gobiernos de EEUU y de Colombia en servir como plataforma y promotores para la guerra contra Venezuela. El informe que hace CNN en primer lugar exculpa a EEUU y al Gobierno colombiano de dicho atentado. Yo creo que se han dado cuenta en el Pentágono –y ahora más que hay todo un movimiento para lograr un impeachment contra Donald Trump– que han sido diplomática, mediática y militarmente, muy torpes a la hora de tratar el caso venezolano".

El analista señala que, tal como lo ha manifestado el canciller venezolano Jorge Arreaza, EEUU "ha salido a la vanguardia del golpe contra Nicolás Maduro: no se han mantenido como en otros casos históricos en la retaguardia, sino que han salido a mostrarse en la palestra pública y han comenzado a darse cuenta de que todo eso es una espada de Damocles que va a ser utilizada contra ellos mismos a la hora de promover un impeachment contra Trump".

Es en este contexto, indica el experto, que comienzan a mover su aparato mediático para exculparlos de cualquier responsabilidad sobre estos hechos que son tan graves. "Recuerda cuando la representante demócrata Ilhan Omar encaró a Elliott Abrams viniendo a decirle que ellos tenían una forma de hacer la guerra donde los civiles morían".

Tan brutal es el ataque contra Guaidó por parte de la propia prensa Occidental en la última semana, que la nomenclatura de su cargo pasó de 'presidente encargado' de aquel ya lejano 23 de enero, a 'autoproclamado presidente encargado", y ahora es el 'venezolano'. Estos dos últimos términos en menos de una semana.

Negrón Valera afirma que se trata de una operación muy usual dentro de los medios de comunicación "para ir modelando a la opinión pública para cualquier tema, y que en este caso con un movimiento se aparte a Juan Guaidó de ser ese centro y esa vanguardia operativa militar contra Venezuela. Desde un primer momento Guaidó fue una ficha para motorizar mediática y políticamente todo lo que eran estas acciones, específicamente lo que tenía que ver con la operación de la intervención por la 'ayuda humanitaria'", observa el analista.

"Ante la imposibilidad operativa que implica dicho plan, EEUU está optando por otro tipo de acciones mucho más veladas, subversivas, de carácter terrorista. Han hablado de utilizar fuerzas de operaciones especiales. Ante este cambio de perspectiva Juan Guaidó empieza a serles incómodo", concluye José Negrón Valera.

 

          

Fuente: Misión Verdad/Sputnik News

Frases

"Creo en los poderes creadores del pueblo"
          Aquiles Nazoa

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº99

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar